Y cuando despertó, el Dinosaurio todavía estaba allí

noticias
| 21 May 2012

Y cuando despertó, el Dinosaurio todavía estaba allí

| 21 May 2012

¿Cuál es la responsabilidad de un ciudadano ante el poder, su gobierno y la clase política?

En una democracia: la participación y  la crítica. Y México, hasta donde sabemos, es una democracia. Una democracia pobre y que cojea, pero no sólo por culpa de la clase política,  también de los ciudadanos (los más, nosotros).

La #MarchaAntiPeñaNieto del sábado por la mañana, y la #MarchaYoSoy132 nos enseñan que los ciudadanos, los que están informados, los que queremos un cambio, los que buscamos un México del cual sentirnos orgullosos, el de los estudiantes, el de los que no queremos vivir en el terror, no puede ser silenciado. Y no somos pocos.

No fueron diez mil personas, como nos informaron oportunamente las televisoras. Somos los más. Y si las encuestas dicen lo contrario no es sólo por que esten compradas o manipuladas, es porque en México, con sus cuarenta millones de pobres, los más no tienen acceso a la información ni a los medios para expresar su descontento con la clase política y el gobierno. En la ignorancia, sólo se puede votar por la ignorancia.

Sin información, sin diálogo y discusión, sin argumentos y frente al televisor, el país no está tan mal, tiene catarro pero no gripe, está malito pero no es pa’ tanto.

Si el dinosaurio sigue allí, si las viejas formas de la clase política mexicana siguen ahí, si los acarreados y las tortas y los frutsis y la corrupción y la violencia siguen allí cuando despertamos es nuestra responsabilidad y obligación como ciudadanos exigir un cambio. Es nuestra obligación informarnos y opinar. El diálogo no divide a un país, es parte de la pluralidad, y la obligación de un gobernante es conciliar los intereses de los muchos.

Si todos los candidatos son iguales, si en estas elecciones habremos de votar por el menos malo (que no el mejor), es porque no hemos sabido como ciudadania exigir a nuestros partidos políticos una participación más activa. Es porque hemos dejado que durante ochenta y dos años los partidos políticos se muevan en la impunidad, “arriba y adelante”, “solidaridad para el desarrollo”.

¿Cuál es, pues, nuestra responsabilidad como ciudadanos?

Votar. Votar libremente e informados. Hablar con nuestros amigos y familiares, abrir el diálogo, escuchar al otro. Si nosotros tenemos acceso a la información, si somos parte de esa minoría privilegiada que tiene acceso a la educación y es libre de expresar lo que piensa, es nuestra obligación hacer de este país una verdadera democracia:

Somos los más. Somos la mayoría… y estamos despertando.

Aquí les dejamos una galería especial de la marcha del sábado capturada por Javier Sánchez, el link a su twitter y su blog, y la liga a la galería que hemos armado con las imágenes que ustedes nos han envíado, muchas gracias por compartirlas con nosotros: