Feliz cumpleaños, J.R.R. Tolkien

cultura
| 3 Ene 2015

Feliz cumpleaños, J.R.R. Tolkien

| 3 Ene 2015

Es un poco difícil pensar que alguien tan presente en la cultura popular del siglo XXI haya nacido hace 122 años, pero así es. J.R.R. (John Ronald Reuel) Tolkien es el escritor a quien le debemos libros como El Hobbit y la saga de El Señor de los Anillos, los cuales Peter Jackson se ha encargado de convertir en películas (no vamos a discutir cómo quedaron las últimas tres). Los libros de Tolkien reflejaron, de forma inusitada, la problemática de los tiempos tan agitados que le tocó vivir al autor, la angustia propia de un hombre que no sólo vivió el cambio de siglo sino que le tocó experimentar movimientos culturales e intelectuales como el modernismo (influencia de sus ilustraciones), las dos Guerras Mundiales, el poderío del Imperio Británico y también el fin del imperialismo.

artofthehobbit1

Asimismo, la propia vida de Tolkien fue notable. Su niñez creciendo en la campiña inglesa, explorando los alrededores de Worcestershire, así como la granja de su tía (llamada “Bolsón Cerrado”, real). Educado en casa, por su madre Mabel ade,ás de ser huérfano de padre, fue ella quien decidió convertirse a la religión del catolicismo junto con sus hijos, a pesar de haber sido originalmente baptistas y de que el resto de la familia se opuso firmemente. El catolicismo formaría una parte importante de la vida de Tolkien, particularmente después de la muerte de su madre a consecuencia de diabetes.

Estudió en King Edward School y después en la universidad de Oxford, filología inglesa, apoyado por la comunidad eclesiástica del orfanato donde terminó su crianza. A los 19 años, Tolkien viajó a Suiza y quedó maravillado principalmente con los Alpes, su recuerdo de este viaje y de los paisajes sirvieron para que detallara a Las Montañas Nubladas mencionadas en El Hobbit y en El Silmarilion.

Al terminar la universidad, Tolkien se unió al ejército británico, el cual estaba luchando la Primera Guerra Mundial. Cabe mencionar que la especialidad de Tolkien eran los idiomas, no sólo aquellos derivados del anglosajón y la lengua inglesa, sino también lenguas romances, germánicas y lingüística en general, así como el lenguaje de señas, este último le fue de suma ayuda en su posición en el ejército.

xqPOCGejTpfxbuvmCkxJZxsro1_1280

Al finalizar la guerra, Tolkien contrajo matrimonio. Después de casarse y la muerte de uno de sus hijos, Tolkien comenzó a publicar sus obras, a la par que era profesor en la universidad de Oxford. Fue justo durante sus años en el Pembrooke College de Oxford que escribió El Hobbit, La Comunidad del Anillo y Las Dos Torres. También fue en Oxford donde Tolkien conocería a un buen colega: C.S. Lewis, quien fuera el autor de Las Crónicas de Narnia. También fue durante sus años ahí que adaptaría del inglés medio al inglés moderno el poema épico “Sir Gawain y el Caballero Verde”.

Su ideología política fue compleja, ya que apoyaba el franquismo y desdeñaba a los soviéticos, a quienes culpaba de todos los problemas de Europa –incluso por encima de los nazis–, aunque siempre criticó el antisemitismo que proclamaba el nacismo y también “desmitificó” el supuesto origen ario a través de diferentes estudios lingüísticos. Sin embargo, su obra siempre ha sido criticada por algunos teóricos por tener a su vez, tintes racistas.

Por todo lo que Tolkien tuvo que experimentar durante su vida, las vicisitudes de la guerra y la destrucción que conlleva, así como la manera en la que añoraba los paisajes de su juventud, la naturaleza formó parte importante del imaginario de su obra y de su vida, también el pacifismo, particularmente en los últimos años de su vida.

Un día como hoy, nació este genial escritor, al cual le debemos aventuras épicas, personajes entrañables (y odiados, como Frodo, aunque sea el héroe, admítanlo). Todos nos maravillamos cuando imaginamos Rivendell por primera vez y todos moqueamos cuando Boromir es asesinado, moríamos de miedo cuando Bilbo jugaba a los acertijos con Gollum para salvar su vida y nos quedamos asombrados cuando encontró el anillo único en la obscuridad de esa cueva. Gracias J.R.R. Tolkien, por enseñarnos que el viaje es tan importante como volver al hogar.