“No hay de otra, carnal”: La reflexión de Carmen Salinas para justificar el gasolinazo

noticias
| 10 Ene 2017

“No hay de otra, carnal”: La reflexión de Carmen Salinas para justificar el gasolinazo

| 10 Ene 2017

Y sin embargo, se trata de la posición de todos los políticos que defienden la medida… nomás que sin tanta verborrea como la que derrocha Carmen Salinas.

Tras notar la tensión social que actualmente vivimos en todo el país, la flamante diputada plurinominal por el PRI, Carmen Salinas, se recogió para reflexionar sobre el tema. Así, después de analizar todas las variables, la también actriz por fin pudo llegar una esclarecedora opinión que, definitivamente, justifica el porqué debemos pagar más por la gasolina: “no hay de otra, carnal”.

Con esa fineza que la caracteriza, la legisladora tricolor tuvo a bien echar una más de sus declaraciones al vuelo. Cuestionada por los temerarios reporteros, la intérprete de “La Corcholata” no tuvo broncas en defender el “gasolinazo”. Señaló que pos’ no había de otra… y es más: si no les gusta y no tienen pa’ pagar lo del tanque, ¿pues pa’ que tienen carro? 

“Era necesario todo lo sucedido porque ya no podía estar el gobierno subsidiando tanta gasolina, el que tenga coche, que lo mantenga, no hay de otra, carnal, de todas formas no se acaba el tráfico”.

¿Qué pasó Carmelita?

“Cuando salías con el Zayas eras chévere”, pensarán muchos que recuerdan a la actriz arrabalera que bien que se aventaba a mentarle su máuser al gobierno. Sin embargo, para que vean que todavía es “pueblo”, la priista señaló que si a ella le dieran a elegir, preferiría subsidiar “las casas a los pobres”… ahhhh, pero como no es el caso, “hay que tener tamaños para decir, ya no más subsidio, el que quiera azul celeste, que le cueste”.

Notablemente bien asesorada por su equipo, la diputada plurinominal aseguró que los responsables de los saqueos a tiendas comerciales registrados recientemente (a la par que las protestas por el “gasolinazo”) son cometidos por “chairos” que se aprovechan de la situación para “vandalizar y para robar a los pobres, a la gente que con trabajos pone un negocio”.