Se vale llorar: esta es la carta que Tony Visconti le dedicó a Bowie

música
| 10 Ene 2017

Se vale llorar: esta es la carta que Tony Visconti le dedicó a Bowie

| 10 Ene 2017

Sólo faltaba que una voz importante hablara de David Bowie. Hoy, a un año de su muerte, su productor y amigo de varios años Tony Visconti rompió el silencio y publicó en su Facebook cómo ha vivido el duelo durante los últimos 365 días. Tradujimos su carta y se las dejamos a continuación:

tony-visconti

10 de enero del 2016 – The Worst Next Day

Estaba profundamente dormido en un hotel en Toronto, cuando mi teléfono se iluminó al rededor de las 2 am con mensajes de texto cada segundo. Los mensajes eran más o menos la misma cosa – “David Bowie ha muerto”, algo que había estado temiendo por un año. Extrañamente, me dije a mi mismo, “Oh Dios” y me volví a dormir. (Holy Holy había tenido un exhaustivo show la noche anterior). Mi roomie, el saxofonista Terry Edwards, me despertó amablemente alrededor de las 7 am susurrando, “Tony, algo horrible pasó”. Unos minutos más tarde Woody Woodmansey vino a la habitación para tratar de consolarme. Mi banda Holy Holy no tenía idea de que Bowie tenía una enfermedad terminal. Había firmado un NDA hace un año (que era una medida innecesaria), que decía yo no podía revelar ningún detalle acerca de Blackstar. El shock era obviamente mas grande para ellos. Tan sólo dos días antes ellos estaban muy emocionados de escuchar que el album estaba por salir – como yo. (Habíamos estado tocando un tributo a Bowie desde el 2015, habíamos estado tocando completo The Man Who Sold The World, junto con otras grandes canciones de Bowie, especialmente en las que Woody y yo habíamos colaborado. Le enseñé un video a David de nosotros tocando “The Width Of A Circle” en vivo en el Shepherds Bush Empire y él lo aprobó tajantemente).

Haciendo memoria de un año para acá me di cuenta de lo afortunado que era de haber recibido la noticia con mi banda. Si hubiera estado yo solo hubiera estado completamente devastado, completamente. Nos habían pedido hacer un segundo show esa tarde para aquellos que no habían conseguido entradas para la noche anterior. Tuvimos que discutir si era mejor terminar el tour ahí o tocar ese como el último show. Considerando nuestros sentimientos y amor por El Gran Hombre, y la hermosa audiencia de Toronto que vino para la primera y emocionante noche, sólo había una respuesta correcta. Tocamos pero fue un show muy distinto. Woody y yo le hablamos a la audiencia antes de tocar y les dijimos que sentíamos que era apropiado celebrar la vida de nuestro querido amigo juntos (en vez de pasar nuestro duelo solos – duelo que obviamente vendría después). Por supuesto que algunos en la audiencia no pudieron aguantarse las lágrimas, pero todos la banda y la audiencia, estábamos ahí para apoyarnos.

Entonces, el dolor es algo muy real. No hay control sobre él. Había sido una montaña rusa de emociones durante todo un año como seguramente la mayoría de ustedes. Le hablo a David en mi cabeza todo el tiempo. Durante el último año de su vida era tan vibrante y creativo. Hacer Blackstar no fue algo coincidental, cada minuto sabíamos que estábamos haciendo algo parecido a construir una catedral gótica. Este fue álbum muy especial por un día. David estaba tan feliz y energético al hacer The Next Day, pero en Blackstar él era mucho más fuerte, más positivo y lleno de creatividad. Nuestro equipo, la banda, los técnicos y todos los que nos visitaron en el estudio seguían echándose miradas entre ellos – ¿Esto realmente está pasando? Cuando los sencillos “Blackstar” y “Lazarus” salieron, y después el disco, estábamos ahí celebrando junto con el público: por fin podíamos hablar de ello (aunque fuera un poco). Una celebración que explotó en el mundo con la noticia de la nueva música de David Bowie.

Terminaré aquí. Trataré de aceptar que David ha muerto. He pasado por cada etapa del duelo en los últimos 365 días, incluyendo el enojo. Por supuesto, que nunca nos dejó en espíritu. Fuimos afortunados de haber vivido al mismo tiempo que él. Lo vimos, lo escuchamos cantar y hablar, lo abrazamos, lo idolatramos y lo recordamos todos los días. Era una leyenda en vida y será una leyenda hasta el fin de los tiempos. Pero también era mi amigo. Lo extraño muchísimo.