Ryan Adams

La profundidad emocional de Ryan Adams, plasmada en su nuevo disco

música
| 17 Feb 2017
Ryan Adams

La profundidad emocional de Ryan Adams, plasmada en su nuevo disco

| 17 Feb 2017

Entonces un día despiertas y te das cuenta que la vida que conocías se ha ido. Las acogedoras paredes de tu casa se transformaron en los barrotes de una prisión que te tienen cautivo y aquel lugar que te acogió con calidez hogareña, se ha transformado en un tormento de recuerdos que marcan el final de una relación.

Éste y otros factores, motivaron a Ryan Adams a levantarse de la cama mientras esperaba con ansias a que el sol brillara de nuevo. Tomó su guitarra y comenzó a escribir más de 80 canciones, con la confianza de que tal vez alguna se convertiría en la llave que lo liberara de ésta cárcel de tormentos sentimentales.

Todo comenzó a principios de 2015 cuando su (en aquel entonces) esposa la actriz Mandy Moore, decidiera hacer una declaración pública revelando que se iba a divorciar del Ryan Adams. No fue sino hasta poco más de un año después que finalmente se consumaran siete años de matrimonio, generando un gran escándalo. Cosa que no le sentó nada bien a Ryan, quien se sumergió en una profunda depresión.

 

 

Con la llegada de los sencillos promocionales de Prisioner, desgarradores mensajes acompañaban a las piezas al compartir ese dolor que sintió atravesando el proceso de ruptura, esperando con ansias que el disco trascienda y pueda ayudar a todos aquellos que necesiten “salir de la oscuridad”. Asegurando que este material ha importado más que cualquier otro, ya que nos mantuvo cuerdo a Ryan Adams durante estos últimos meses.

Esta conexión personal con el músico es capturada en una burbuja ochentera, derivada de las influencias musicales al descubrir que cada su gusto musical radicaba especialmente en esta época. AC/DC, Bruce Springsteen, Bruce Hornsby entre otros cuantos talentos que estaban en la lista para salir a correr de su iPod, y que lo han acompañado durante toda la vida. Así que recurrió al veterano Don Was para que lo encaminara en un viaje por el tiempo, para empaparse de aquellos pilares esenciales en la creación del álbum.

Prisioner es una gran pieza de principio a fin. En 12 canciones logra captar una esencia agridulce con esas baladas energéticas y optimistas, pero con letras sentimentales de doble filo. Nos muestra cómo la pasión del amor puede hacernos sentir bien o perjudicarnos, dependiendo la situación que estemos viviendo.

 

 

A diferencia de otros trabajos que ha presentado Ryan Adams –incluyendo el disco de covers a Taylor Swift, estos nuevos temas muestran cambios constantes de sonido, yendo más allá de la simple guitarra que agregaba armonía a su voz en esos mensajes y proyectaban grandes emociones. Ahora contamos con una poderosa armónica que añade un sentimiento melancólico, sin dejar de lado a la banda completa que ingresó con “Do You Still Love Me?”, imponiendo de inmediato desde el comienzo del álbum. Desde la primera canción demuestran el arsenal con el nos deleitarán los siguientes 42 minutos.

Esa es la magia principal de este disco: cómo logra atraparnos de principio a fin en espera de ver qué historia seguirá a continuación, mientras saboreamos la tristeza de recuerdos pasados.

Una ambiciosa jugada, en la que compositor estadounidense busca dejar huella en la música con este trabajo. Incluso lanzó un monstruoso boxset que traerá 17 b-sides (de aquellas piezas que no lograron aparecer en el tracklist principal), figuras en 2D para colocarlas en un gran escenario, y otras tantas curiosidades.

Curiosamente esto llega tres días después del 14 de febrero –día en que pudimos escucharlo por primera vez– para sanar a todos esos corazones atormentados, por amores no correspondidos. Esa es la misión principal de Prisioner, una pieza infalible de este 2017 que ya podemos escuchar en su totalidad.