Kong: La Isla Calavera, el estreno de la semana

cine
| 10 Mar 2017

Kong: La Isla Calavera, el estreno de la semana

| 10 Mar 2017

“Van a la isla, (Kong) se enamora de la chica, regresan a Nueva York y Kong muere.” es, en palabras de Jordan Vogt-Roberts director de Kong: La Isla Calavera, la misma historia que se ha contado desde inicios del cine sobre el gigantesco gorila que vive en una isla atrapada en el tiempo. Sin embargo, en su versión Vogt-Roberts tiene mucho más que contar.

Situada en 1973, en el ocaso de la Guerra de Vietnam, Kong: La Isla Calavera aborda el mito de Kong desde un punto de vista refrescante. No hay accidente en su descubrimiento. De hecho una parte operativa del gobierno norteamericano que se dedica a perseguir respuestas a sucesos fuera de lo cotidiano, como el Triángulo de las Bermudas, sabe de la existencia de algo sorprendente en una isla desconocida. Es por eso que Bill Randa (John Goodman) solicita permiso para investigar un poco más sobre esta isla en el Pacífico Sur. Sólo tiene una petición particular, una escolta militar.

Es aquí donde Kong: La Isla Calavera se pone interesante y las referencias son claras; Apocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979), Full Metal Jacket (Stanley Kubrick, 1987), Jurassic Park (Steven Spielberg, 1993) y La Princesa Mononoke (Hayao Miyazaki, 1997) hacen que lo que sucede en La Isla Calavera sea visualmente disfrutable. A los pocos minutos de comenzada la película vemos a Kong en su máximo esplendor; una secuencia en la que se define el resto de la película, quienes son los buenos, los malos, los héroes y los villanos.

Los efectos visuales son notables. Creo que años de perfección en efectos por computadora de primates -léase la saga de El Planeta de los Simios- dieron como resultado a un Kong bien logrado que disfruta de mucho tiempo en pantalla, a diferencia de Godzilla y otros monstruos que han pasado por la pantalla grande.

Sobre el elenco no hay mucho que decir. Es un excelente ensamble que, por la naturaleza de la película, se va haciendo más pequeño conforme avanza la historia. Tom Hiddleston es el mercenario con buen corazón, Brie Larson interpreta una fotógrafa de guerra que desde el principio sabe que algo no anda bien con esta expedición “científica”, Samuel L. Jackson y John Goodman tienen personajes con diferentes obsesiones. Todos ellos acompañados de algunos otros actores que serán fácilmente reconocidos por otros papeles.

Pero (siempre hay un pero) con respecto a las actuaciones hay algo que me dejó un mal sabor de boca y es el papel de Brie Larson. Ella es una actriz que hace poco más de un año ganó un Óscar por su papel en Room y que está más que probada como actriz. Sin embargo, su papel (el único femenino importante) se pierde en unas cuantas lineas y poca participación. Esto me hace pensar que la elección de este papel es una desafortunada decisión. Sin embargo, al ser señalada como la próxima Captain Marvel, me suena que es una preparación para habituarnos a verla en roles de acción.

Kong: La Isla Calavera cumple su cometido: mantenerte entretenido y en el borde de tu asiento durante toda la película. Definitivamente la recomendamos como el estreno de esta semana por sus efectos bien logrados, gran elenco y sobretodo por su representación de Kong.