Cartel promocional del documental "Bellas de Noche"

“Bellas de Noche” y La Sonora Santanera: sabrosa combinación en el Vive Latino

cine
| 19 Mar 2017
Cartel promocional del documental "Bellas de Noche"

“Bellas de Noche” y La Sonora Santanera: sabrosa combinación en el Vive Latino

| 19 Mar 2017

“Fue en un cabaret, donde te encontré bailando…” y por cabaret me refiero a las películas en VHS que se conseguían en el tianguis o las sesiones de “Cine de ficheras” que cada domingo se podían ver en el Canal 9 (ahora Galavisión).

Al ritmo de la Santanera comienza Bellas de Noche, documental en el que nos enteramos qué fue de aquellos mujerones que engalanaron las aventuras de Alfonso Zayas y compañía. Aventuras surrealistas en las que hombres comunes y bien corrientes cumplían las fantasías de aquellos a los que representaban: albañiles, verduleros, taqueros, taxistas y cualquiera que, con unas cubas y pulques encima, tuviera el suficiente arrojo e ingenio para conquistar a la exuberante chamacona en cuestión.

Eso sólo en pantalla. En la vida real era con joyas, dinero, viajes y lujosos detalles. Pero todo eso se ha ido y sólo queda el recuerdo del mundo irreal en el que habitaron las no menos irreales (como salidas del Libro Vaquero) Olga Breeskin, Lin May, Rosy Mendoza y La Princesa Yamal, vedettes folclóricas que protagonizan la cinta de María José Cuevas.

Irrealidad en el pasado y en el presente

En los años pasados, irrealidad al llamarse “artistas”, sabiendo que su única gracia era poseer cuerpos de infarto, los cuales lucían deliciosamente a la menor provocación. ¿Cantar?, ¿bailar?, ¿actuar? eso era un innecesario extra. De lo que iba su chamba era de llenar la pantalla y los escenarios con su sexual presencia.

En la actualidad, irrealidad al decir que ellas abandonaron el espectáculo y a los hombres, cuando en verdad ellas fueron las abandonadas, culpa del paso de los años. Así, como personajes de Enrique Serna, la Breeskin, Lin May, Mendoza y La Princesa Yamal, le echan crema a sus tacos al hablar de una carrera artística inexistente, a la cual se aferran al bailar en rincones de la cocina y en salones completamente vacíos.

“Vuelve al cabaret, no me importa ya tu suerte

ya no quiero más volverte a encontrar ni verte”

Como en “Luces de Nueva York”, aunque sin traición de por medio, las vedettes cayeron de un mundo “ideal” a lo ­más terrenal. La caída no fue leve, sino de trancazo y ya sin un cabaret donde refugiarse. Ahora, ese cobijo lo encuentran en la religión, amores encontrados (e inventados) y en la lucha de batallas que están destinadas a perder.

Ellas, así como las estrellas, brillaron cuando el sol se metía. Y así como astros, su luz todavía se alcanza a ver, aun cuando se extinguieron hace mucho tiempo. Su destello fue de lentejuelas, pero fue espectacular.

*****

Bellas de Noche se exhibirá hoy en el Vive Latino como parte de las actividades de la Carpa Ambulante. Mejor día no se puede: para completar la experiencia, en el escenario Indio Pilsner Plata se presentará La Sonora Santanera.

… Y para los que no asisten al festival, el documental está ya disponible en Netflix.