Morrissey

“Estados Unidos no sería nada sin México”: una entrevista con Morrissey

música
| 30 Mar 2017
Morrissey

“Estados Unidos no sería nada sin México”: una entrevista con Morrissey

| 30 Mar 2017

Amado, polémico, una leyenda. Así es Steven Patrick Morrissey, un músico que siempre ha ido en contra corriente de la industria musical, que siempre se sale con la suya. Y aunque en el camino se ha encontrado a cientos de enemigos, también se ha ganado a los que, probablemente, son los fanáticos más fieles y pasionales que existen en este mundo.

Tampoco ha sido gratis. Gracias a su voz privilegiada, oscuras pero poéticas letras y sobretodo, su forma de ser; tan directo y crítico con los temas que a veces a la sociedad le incomodan, Morrissey se ha convertido en un hombre indispensable para la industria de la música en los últimos años. Además en México lo adoramos.

Es por eso el corazón de todos los mexicanos se rompió cuando Moz tuvo que cancelar su presentación en el Vive Latino 2013, después vinieron complicaciones en su salud y todos pensamos lo peor, que nunca volveríamos a verlo en vivo por estas tierras. Sin embargo, poniéndole drama al asunto como sólo él lo sabe hacer, Morrissey anunció su regreso triunfal con shows en varias ciudades mexicanas. Tuvimos el honor de hacerle una entrevista escrita, en la que platicamos sobre las épocas tan difíciles que vive el mundo, Donald Trump, Mexrrisey y hasta la relevancia de la música en estos días. Sin más preámbulos, los dejamos con el derroche de sabiduría que nos compartió Morrissey.

Morrissey

Sopitas.com: ¿Qué has estado haciendo en los últimos meses?

Morrissey: He estado siguiendo el terror total del Problemático Trump.

S: El mundo ha estado en shock durante los últimos 12 meses: Brexit, Hillary, Trump, Rusia, pero al mismo tiempo se siente como si nos hubiéramos olvidado de los problemas de la humanidad más importantes como Siria, la crisis migratoria, y más recientemente, la hambruna en Yemen ¿Crees que todos somos responsables por lo que está pasando alrededor del mundo?

M: No, pero en su mayoría, cada tragedia tiene algo fabricado. Las guerras tienen que existir para justificar los billones de dólares gastados en armas nucleares y ejércitos en general. Son los políticos, y no la gente, quienes empiezan las guerras. Lo hacen en parte porque están seguros de que otros están misteriosamente dispuestos a morir por ellos.

S: Tienes una relación especial con México y la comunidad mexicana en Los Angeles ¿Cuáles son tus sentimientos acerca de las políticas de Donald Trump? ¿Crees que el muro es una solución real?

M: El muro es ridículo porque México es parte del continente Norteamericano, así que te puedes imaginar lo absurdo que es construir un paseo por, digamos, Filadelfia. Para mí es la misma cosa. Estados Unidos no sería nada sin México. Puedo examinar a Hitler y me pregunto por qué el pueblo alemán le permitió florecer. Ahora me pregunto por qué Estados Unidos está permitiendo que Trump continúe. Él comenzará una guerra pronto, aunque sólo sea para conseguir que el pueblo estadounidense esté a su lado, porque una vez que hay guerra, debes apoyar a las tropas y por lo tanto apoyar al presidente, de lo contrario no eres patriótico. Esa es la vieja manera de construir apoyo para políticos impopulares, de todos modos.

Foto: Jo Hale/Getty Images

S: Depresión, ansiedad y salud mental son algunos de los problemas más comunes en nuestros días, pero mucha gente tiene miedo a hablar de ellas ¿Cómo fue tu experiencia peleando con la depresión? Recordando ese momento, ¿cuándo te diste cuenta que estaba bien aceptarlo como un problema? ¿Qué tan difícil fue para ti tomar el primer paso y buscar ayuda? ¿Crees que el estigma social impide que la gente lo haga?

M: Para mí la depresión comenzó cuando tenía 12 o 13 años y accidentalmente vi un documental en la televisión sobre el matadero. Vi a un pequeño caballo o un burro o un pony, no recuerdo que era, y estaba en una jaula de metal, batallando para levantarse, sin saber donde estaba, y de repente se cayó al suelo cansado. Esta imagen me persiguió durante años. No podía creer y no podía aceptar que la raza humana pudiera permitir que existieran mataderos. El matadero es la prueba de que los seres humanos no son instintivamente seres amables o inteligentes ¡Sin embargo dicen que lo son!

S: Este año veremos el debut de la película Shoplifters of the World, y el actor Joe Manganiello pidió tu permiso para participar en ella ¿Cómo fue el acercamiento? ¿Has visto algunos adelantos? ¿Esperas algo especial sobre la película?

M: No sé nada al respecto, pero me interesaría verla.

S: Se acerca la ceremonia de inducción para el Salón de la Fama del Rock & Roll y creo que tú mereces un lugar ahí ¿Alguna vez lo has pensado? Y de todos los nuevos actos, y las bandas que están encabezando los festivales alrededor del mundo, ¿cuál crees que continuará siendo relevante en los siguientes 10, 15 o 20 años?

M: Desafortunadamente creo que el sistema está arreglado. Hay ciertos artistas cuya relevancia está medida únicamente por la cantidad de premios que reciben. Nunca he sido uno de esos.

S: Estoy seguro que sabes de la existencia de Mexrrissey ¿Qué piensas acerca de ellos?

M: Estoy impresionado, especialmente con su canción “International Playgirl”.

S: ¿Por qué la música importa en nuestros días? Quiero decir, con todos los problemas que tenemos alrededor del mundo, pobreza, guerras, racismo ¿por qué la música es relevante e importante para alguien en esta época?

M: La música importa precisamente por todos esos problemas. ¡Las canciones viven mucho más tiempo que las personas! La gente siempre necesitará a las canciones, como necesita cortes de cabello. Son dos cosas que no se pueden eliminar. Una buena técnica no es suficiente. Hay una cierta necesidad que sólo puede ser comunicada a través de una voz que canta, y ésta es la razón por la que debes arrastrarte en el escenario. Una canción te puede hacer entender tu propia vida, y puede hacerte sentir más vivo de lo que te sentías antes de escucharla. Los presidentes por otro lado, van y vienen. El cantante tiene el poder ¡Adiós a la censura!