Casa estudio de Luis Barragán

De arquitecto a diamante: la polémica historia de las cenizas de Barragán

mientras tanto
| 17 Abr 2017
Casa estudio de Luis Barragán

De arquitecto a diamante: la polémica historia de las cenizas de Barragán

| 17 Abr 2017

I am wholeheartedly yours

El arquitecto Luis Ramiro Barragán Morfín nació en Guadalajara, Jalisco, el 9 de marzo de 1902. Fue uno de los arquitectos mexicanos más representativos del siglo XX tanto en México como en el mundo. Tanto así que en 1980 obtuvo el Premio Pritzker, el premio más significativo que puede recibir un arquitecto a nivel internacional. Entre sus obras se encuentran las amadas u odiadas pero nunca ignoradas Torres de Satélite (realizadas junto con Mathias Goeritz), La Casa Estudio Luis Barragán, la casa de Enrique Aguilar en Guadalajara y la casa Pizarro Suárez,  entre muchos otros edificios y construcciones regados por todo México.

Foto del arquitecto Luis Barragán

Vía Facebook

Luis Barragán murió el 22 de noviembre de 1988 pero actualmente no descansa en paz. 525 gramos de sus cenizas fueron removidas de su tumba, localizada en la Rotonda de los Jalisienses Ilustres, el 23 de septiembre de 2015, con el fin de ser convertidas en un diamante, producto del imaginario de la artista estadounidense Jill Magid, con la  inscripción hecha en láser I am wholeheartedly yours (soy tuyo de todo corazón).

Sin embargo, el público en general se enteró de lo sucedido tiempo después, en agosto de 2016 para ser precisos, gracias a una publicación de The New Yorker en la que se detalla lo sucedido con las cenizas del arquitecto. A continuación hacemos un breve resumen:

En septiembre de 2015 la artista  Jill Magid acudió a la tumba de Luis Barragán en compañía de los familiares del arquitecto y notarios para sacar una parte de las cenizas del difunto. Éstas viajaron junto con la artista a Nueva York y posteriormente a Suiza, en donde luego de seis meses fueron transformadas en un diamante azul de dos quilates. Así fue como parte de los restos de Barragán terminaron convertidos en un diamante, montado en un anillo, y en obra de arte bautizado como The Proposal. Es importante mencionar que todo fue hecho legalmente y con consentimiento de los familiares de Barragán.

Diamante hecho de las cenizas de Luis Barragán

vía Facebook

El objetivo del diamante es fungir como pieza de intercambio entre la artista (y los familiares del arquitecto) y la italiana Federica Zanca. Lo que buscan es entregarle a Federica el anillo a cambio del archivo profesional de Barragán. La italiana –actual directora de The Barragán Foundation en Basilea, Suiza–  es la dueña de este archivo, el cual fue comprado en 1995, en Nueva York, por su esposo, Rolf Fehlbaum. Se dice que Fehlbaum se lo obsequió como regalo de matrimonio y de ahí que el anillo haya sido nombrado como The proposal (la propuesta); y así sustituir un obsequio con otro. Hasta el momento, la pareja ha rechazado la oferta pero ésta sigue en pie.

Lo acontecido con los restos del arquitecto produjo una serie de reacciones, en su mayoría negativas, por parte de muchas personas y se escribieron numerosas columnas, críticas y opiniones al respecto. En el diario Reforma, Villoro escribió una columna en la que se expresa su descontento y horror ante lo acontecido, unos días después de la publicación de TNY:

Llama a escándalo que el archivo no haya permanecido en México y que no pueda ser libremente consultado por los estudiosos. Aún así, la idea de convertir a Barragán en un diamante para tratar de recuperarlo parece digna de un museo del horror. […] Por lo visto, nadie reparó en lo que hubiera deseado el involuntario protagonista de esta historia. Barragán era católico y abominaba el ornamento.

¿Las cenizas de Barragán en el MUAC?

La semana pasada, este diamante volvió a estar en boca de todos debido a que se supo que la UNAM exhibiría el anillo en las instalaciones del MUAC, a partir del 27 de abril, como parte de la muestra Jill Magid: una carta siempre llega a su destino. Los archivos Barragán. La Jornada reportó que más de 70 integrantes de la comunidad cultural firmaron una carta dirigida a Jorge Volpi –coordinador de difusión cultural de la UNAM– en la que dejaron ver su indignación ante tal hecho.

El día de hoy, en conferencia de prensa, Jorge Volpi informó que la decisión de traer la exposición a la UNAM fue aprobada por el consejo académico del museo el 20 de octubre del año pasado, y que cuando él asumió su actual cargo, lo anterior ya había sucedido. Evitó dar una opinión personal al respecto ya que eso sería caer en conflicto de intereses. Asimismo, comentó que la universidad es un espacio de debate y que el recinto es un espacio para  abordar la “opinión polarizada del público” respecto a esta exposición.

La muestra será inaugurada el 27 de abril en el MUAC. Además, se llevarán a cabo cuatro mesas de debate entre el 27 de abril y el 4 de mayo con especialistas, cuyos nombres no se han dado a conocer aún, que han manifestado diversas opiniones respecto al proyecto; junto a tres miembros del equipo curatorial del MUAC. Se tocarán el tema de los archivos, el tema legal de la exhumación de las cenizas y aspectos importantes respecto al derecho de autor. Se invitó a participar a la artista Jill Magid aunque aún no ha confirmado su presencia.