La mujer que posee dos vaginas

Un caso muy extraño y una historia triste: la mujer con dos vaginas

mientras tanto
| 20 Abr 2017
La mujer que posee dos vaginas

Un caso muy extraño y una historia triste: la mujer con dos vaginas

| 20 Abr 2017

Gracias a Internet es que ahora todo el mundo puede conocer un sin fin de historias bastante interesantes; algunas muy alegres y otras algo más serias o tristes. Así es como conocimos el caso de Nicca Triefenbach, una chica que ha sufrido muchas dificultades debido a que posee una condición que se da en menos del 1% de las mujeres: ella tiene dos vaginas.

Cuando tenía tan sólo 13 años, Triefenbach se dio cuenta de que algo no marchaba bien con su organismo. Durante sus periodos menstruales, ella sangraba en cantidades alarmantes y el dolor que experimentaba era tan intenso, que no le permitía hacer nada en absoluto. La situación era demasiado extraña para ser considerada como algo normal, por lo que optó por hacerse una revisión médica.

Así fue como esta muchacha se dio cuenta de que en efecto, su cuerpo contaba con dos vaginas, dos úteros y dos cérvix. Como mencionamos antes, es un caso sumamente extraño y obviamente, uno que puede llegar a causar muchos problemas en la vida sexual de una mujer. Eso sin mencionar asuntos de planificación familiar.

Y hablando de bebés, ella y su esposo Andy lo intentaron muchas veces, pero después de tres abortos espontáneos y más sangrados excesivos, decidieron dejar las cosas por la paz. Poco tiempo después, Nicca tomó la decisión de someterse a una histerectomía, ya que intentar tener hijos estaba poniendo en riesgo su salud.

Al principio pensé que eso estaba bien, pero el sentimiento que experimenté por saber que no podía tener mis propios hijos… me sentí vacía, como si no pudiera cumplir lo que yo quería.

En la actualidad, Nicca y Andy han decidido atravesar cualquier dificultad juntos y, de ser necesario, adoptar a un niño o niña para formar una familia. Podríamos decir que esta historia aún puede tener un final feliz, siempre y cuando la pareja le eche ganas y no pierda los ánimos.

No hay mucho que podamos hacer pero, tal vez desearles suerte ayude un poco.