¡Ay dios mio!: demandan a Conan O’Brien por robar chistes

entretenimiento
| 15 May 2017

¡Ay dios mio!: demandan a Conan O’Brien por robar chistes

| 15 May 2017

Considerado como uno de los mejores comediantes del momento, Conan O’Brien es una de las figuras más carismáticas y entrañables de la televisión y el internet. Además de ser de los mejores presentadores, O’Brien es también un gran escritor de comedia, siendo el responsable por el mejor capítulo en la historia de Los Simpson, Homero va a la Universidad.

Sin embargo, todo lo anterior dicho, no lo justifican de una demanda que recae en estos momentos sobre sus hombros. En tiempos recientes varios comediantes famosos han sido acusados de robarse chistes y rutinas, por lo general de comediantes que no son tan conocidos.

Y tal parece que O’Brien o, más bien, sus escritores han sido acusados de robarse tres chistes del comediante Alex Kaserberg. Estos chistes se enfocan en el cambio de sexo de Caitlyn Jenner, Tom Brady y el Monumento a Washington. El primero de estos chistes, según la demanda, apareció el 9 de junio cuando Kasenberg escribió en su blog que:

Hay tres pueblos, dos en Texas y uno en Tennessee, que tienen calles que fueron nombradas en honor a Bruce Jenner y están tratando de cambiar sus nombres a Caitlyn Jenner. Y una tendrá que cambiarse de Cul-de-sac a Cul-de-no-sack.

Más tarde ese día en el programa de Conan O’Brien, el pelirrojo dijo un chiste estructuralmente similar, sólo cambiando la línea del final:

El segundo ocurrió el 3 de febrero de 2015: “Tom Brady dijo que quería darle su gorra de MVP al hombre que ganó el juego para los Patriots. Así que disfrútalo, Pete Carroll”.

Esa misma noche, O’Brien dijo el siguiente chiste en su monólogo:

Ambos son prácticamente idénticos, pero los abogados de Team Coco argumentan que estos chistes fueron creados utilizando hechos y expresiones comunes. Sin embargo, la jueza Janis Sammartino ha permitido que el caso prosiga:

Los hechos, claramente, no están protegidos por alguna ley de derechos de autor. Pero, aunque las líneas sean creativas, estas se encuentran constreñidas por el limitado número de variaciones que pueden ser: (1) humorísticas (2) aplicadas a la específica articulación en cada una de las frases previas de los chistes (3) proveen de mayor atracción. Esto sólo amerita una delgada protección. Los estándares de violación deben ser también en una forma de ‘identidad virtual’.

¿Y qué es lo que el buen Conan O’Brien tiene que decir?

“Acusar a un comediante de robarse un chiste es de lo peor que lo puedes acusar, en mi opinión, casi como un asesinato”.

En fin, irónicamente, los Simpson tienen un mensaje muy claro sobre el plagio:

Vía: The Hollywood Reporter