Ciudadanos y militares cantan el himno nacional después de salvar a última persona en Ámsterdam

Tras rescatar a última persona en Ámsterdam, cantan himno nacional

noticias
| 22 Sep 2017
Ciudadanos y militares cantan el himno nacional después de salvar a última persona en Ámsterdam

Tras rescatar a última persona en Ámsterdam, cantan himno nacional

| 22 Sep 2017

Casi se cumplen 72 horas de que el sismo de magnitud 7.1 nos cimbró a todos. El trago amargo sigue sin poder ser asimilado, pero las ganas de ayudar han sido mucho más grandes que el temor. Las imágenes de la destrucción han apachurrado nuestros corazones: edificios en ruinas, vida que cuelga de un hilillo, objetos personales atrapados bajo el concreto (una cartas de amor, fotografías, una colección de discos de vinil), gente que lo perdió todo y sin embargo busca auxiliar a los demás. También se han escuchado reportes de personas saqueando y asaltando en las zonas afectadas. Pero esto no nos define.

Aunque suene a cliché, los buenos son más. Los que han ayudado desinteresadamente, bajo las inclemencias del calor o la lluvia, dejando sus manos en la remoción de escombros, llevando comida a quien lo necesita, sin duda, son más. El sismo ha dejado un chorrotal de postales que retratan la solidaridad de los mexicanos. Si la tragedia nos achicopaló, la organización y el amor demostrado por la ciudadanía nos abraza el corazón.

Ayer, 21 de septiembre, fuimos testigos de otra de estas escenas que nos hacen creer que un cambio es posible y que las bases de nuestra sociedad son firmes y solidarias. Después de que terminaran las labores de rescate en la calle Ámsterdam y Laredo, en la colonia Condesa; después de que brigadistas y autoridades recuperaran el cuerpo de Lorna Martínez, de 86 años; se vivió uno de los momentos más estrujantes y emotivos dentro de esta tragedia. Militares y voluntarios entonaron el himno nacional mexicano en honor a Lorna y las víctimas del temblor del 19 de septiembre.


Hay que recordar este momento, y otros más, que nos enchinan la piel para cuando termine la emergencia y empiece la verdadera crisis. No dejemos de apoyarnos.