Radiohead

‘In Rainbows’: 10 años persiguiendo el “arcoíris tóxico” de Radiohead

música
| 10 Oct 2017
Radiohead

‘In Rainbows’: 10 años persiguiendo el “arcoíris tóxico” de Radiohead

| 10 Oct 2017

En 1997 Radiohead revolucionó la industria de la música a finales de los 90 con el estreno de OK Computer, un disco con temática post apocalíptica donde el mundo es dominado por máquinas y automatismo, que con el tiempo se hizo más realista ante la pesadilla de una rutina. Un trabajo tan aclamado que marcó un antes y un después en su carrera, dejando una gran presión por superarse en cada trabajo.

Lo cierto es que Radiohead se ha esforzado por mostrar un capítulo completamente diferente en cada álbum, aunque 10 años después de uno de sus mejores trabajos llegó In Rainbows, otra joya de la corona que incluso desató teorías sobre un posible álbum secreto al intercalarlo con las canciones de OK Computer.

 

 

Con la publicación de Hail to the Thief en 2003, el contrato por 6 álbumes firmado con EMI Records había finalizado. Aún así, no se tomaron la molestia de pensar cómo publicarían su siguiente material, pues este no vería la luz sino hasta cuatro años después.

Recordemos que el 2007 fue una época bastante complicada para la industria musical pues con la expansión de internet y plataformas como Limewire, gran parte de los materiales publicados durante esos meses se filtraba con algunas semanas de anticipación en la red. Teniendo esto presente, York evaluó las posibilidades de distribuirlo directo a través de este medio, pero el hecho de que tal vez la gran parte de sus seguidores no tendría acceso a este tipo de tecnología lo detuvo en el intento.

En aquel entonces las disqueras también eran consideradas como el enemigo, lo cual motivó a Radiohead a conservar los derechos de In Rainbows. El 10 de octubre de 2007 “filtraron” su séptimo álbum a través del sitio inrainbows.com, lanzando así uno de los “experimentos” más arriesgados con el que tiraron la casa por la ventana con un procedimiento bastante simple: el cliente decidía lo que quería pagar. Para lograr esto, la banda utilizó una red privada con el fin de evitar el tráfico en la descarga de archivos, con los 10 temas en formato MP3 y la cuota mínima de 45 centavos disponible sólo durante dos meses.

El 3 de diciembre del mismo año lanzaron una edición limitada bajo el sello Warner Chappell en formato CD y vinilo, con un disco adicional llamado In Rainbows 2 que contenía 8 canciones adicionales que fueron directo a las rarezas de la banda.

 

 

In Rainbows llegó por primera vez en formato físico el 26 de diciembre en Japón y estuvo disponible en el resto del mundo el 31 de diciembre a través de distintos sellos de distribución. Un dato bastante curioso, extraído de un informe por Warner Chappell en 2008, reveló que gran parte de la gente no pagó por el álbum y aun así las ventas en físico superaron por completo a Hail to the Thief.

Este interminable proceso de grabación duró más de dos años y además de Nigel Godrich, Mark Stent se añadió a la tarea de producción. Otro de los colaboradores de toda su carrera, el ilustrador Stanley Donwood, también estuvo presente en el diseño de la portada, al sumergir garabatos en ácidos con varios posibles resultados. Inspirado por las letras personales y “seductoras” del disco, Donwood mezcló su trabajo con un “arcoíris tóxico” que fue lanzado hasta la edición en CD. Una mezcla del nombre de la banda y el álbum repetidas en distintos colores que obtuvieron el Grammy a Mejor Dirección Artística en 2009.

 

 

La mayoría de los temas del álbum –como “15 Step”, “All I Need”, “Video Tape” y “Weird Fishes/Arpeggi”– fueron estrenadas durante la gira de 2006, exceptuando a “Nude” que ya se conocía desde los conciertos promocionales de OK Computer. Por otra parte, “Reckoner” ya había sido interpretada en 2001 y fue reestructurada antes de considerarse en el tracklist oficial.

En cuanto a la lírica del disco, encontramos una delgada línea con el pasado pues Thom Yorke describió que “esa cosa de miedo anónima, sentada entre el tráfico, pensando ‘estoy seguro de que tendría que estar haciendo otra cosa’…” es una versión más aterradora de OK Computer. Dejando atrás los temas políticos y regalándonos algunas piezas alegres con significados profundos (como “Weird Fishes/Arpeggi”), y un concepto perfecto del amor en “All I Need”. La novela The Stepford Wives de 1973 jugó un papel importante en “Bodysnatchers” con el estancamiento de la conciencia física, entre otras tantas cosas como historias comunes de Oxford.

Una vez más Radiohead demostró la complejidad de sus canciones de una forma más digerible que en el pasado, regalándonos uno de sus materiales más aclamados y que logran atraparte con mayor facilidad. Cuesta trabajo creer que ya pasaron 10 años desde este trabajo revolucionario (en varios aspectos) y por eso aquí les dejamos la edición completa para recordar el arcoíris con nostalgia.