» Tres lecturas con eñes pa’l Día de Muertos Sopitas.com

Tres lecturas con eñes pa’l Día de Muertos

Miércoles 02.nov.11
5187112_l

La litearatura en español se olvidó durante algunos años del género de terror y el suspenso… Según los especialistas, por la situación política y económica de una Latinoamérica en donde casi todo era posible.

O tal vez no se olvidó de lo terrible o inexplicable, cosa extraña en una región poblada de santeros y ánimas, virgenes y santos voladores, pero si los muertos regresaban de la tumba o una mujer podía elevarse al cielo envuelta en mariposas, el libro terminaba en la sección de “realismo mágico”, como si la ficción de otras latitudes fuera nuestro día a día o en el inconsciente nos resistamos a catalogar de ficciones aquello que la religión nos enseñó como posible.

Tres son nuestras recomendaciones literarias para el día de muertos, tres historias en donde el terror se desliza entre las letras, lentamente, sin sobresaltos, sin monstruos terribles, ni zombies, porque los monstruos terribles sí existen y las dictaduras son su casa. Sin zombies, porque en Haití por una gallina y tres monedas usted puede tener un muerto viviente y mandarlo a la tienda o al trabajo; sin vampiros, porque ya hemos visto mucha sangre.

El terror y el suspenso son parte de la tradición anglosajona, tan crédula en algunas cosas, tan dispuesta a que la asusten en el Halloween. El género de “las historias de miedo y espantos” en Latinoamérica merece ser catalogado como un género aparte, el de la irrupción de lo inexplicable en la vida diaria, la posibilidad de comprar un baratija y que esté poseida por un dios ancestral, o que “algo” se apropie de la casa de uno sin poder explicar qué es ese algo o regresar a buscar a tu padre y no encontrar nada.

Pedro Paramo

El hijo de Pedro Paramo regresa a Comala a buscarlo. Si lo encuentra va a escupirle en la cara, tal vez también a pedirle trabajo, porque Pedro es el cacique desde donde nace la tierra, hasta donde el cerro de la Luna y eso es mucha tierra.

El hijo de Pedro no encuentra otra cosa que apariciones, muertos que no descansan porque no hay quién los recuerde. Un buen día, Pedro Paramo decidió dejarse morir y el pueblo murió con él, lentamente, como uno debe de morirse.

Aquí pueden comprarlo.


 

Chac Mool

Un hombre compra una baratija de Chac Mool en la Lagunilla. En su diario consigna cosa extrañas, algo que en su perfecta rutina de oficinista kafkiano, antes no pasaba: “hoy alguien pintó el agua de rojo, me porte mal con los compañeros, no encuentro las grapas”. Las tuberías de su casa se revientan, Chac Mool se empieza a cubrir de lama y un buen día el oficinista amanece ahogado en Acapulco.

Un poco menos conocido que nuestra recomendación anterior, Chac Mool es parte de la antología: Los diez enmascarados, el primer libro publicado por Carlos Fuentes.

Aquí pueden leerlo.

 

 

 

Casa Tomada

Una reflexión sobre la dictadura, un historia de fantasmas, el banco que llega a cobrar la hipoteca… Lo terrible en esta obra maestra del suspenso de Julio Cortazar es que uno no sabrá nunca qué es “eso” que ha expulsado a dos viejecillos de su casa que un buen día escucharon ruidos extraños.

Cortazar, así lo explicaba: “yo soñe esa casa, sólo que no estaba los hermanos, estaba yo sólo y algo me expulsaba, de cuarto en cuarto, algo me expulsaba, era el espanto total, el miedo en estado puro, algo me expulsaba de mi casa… ¿te das cuenta del horror?”

Aquí pueden leerlo.

 

 

 

Tags: , ,

ARTÍCULOS RELACIONADOS
comments powered by Disqus

LAS MÁS LEÍDAS DE HOY

5 cosas que las mujeres no dirán acerca del sexo

5 cosas que las mujeres no dirán acerca del sexo

Pornhub nos dice qué países acaban más rápido

Pornhub nos dice qué países acaban más rápido

Fernanda Familiar le pregunta a Aristegui "¿De cuál fumas?"

Fernanda Familiar le pregunta a Aristegui "¿De cuál fumas?"

Los instrumentos de esta “orquesta” son lámparas y luces

Así es como podrían ser las figuras de acción del futuro

Blanka ahora trollea a los videojuegos