» Se armó la campal en el Estudiantes vs Dorados Sopitas.com

Se armó la campal en el Estudiantes vs Dorados

Sábado 20.oct.12
campal dorados estudiantes

Manotazos, empujones, jalones, insultos, corretizas y brincos mortales, fueron los ingredientes extras que tuvo el duelo entre los Estudiantes y Dorados de la Liga de Ascenso, disputado en el Estadio 3 de marzo.

Todo empezó cuando el defensa de los sinaloenses le soltó un insípido manotazo al de los ex tecolotes Eduardo Lillingston, quien ya calientito respondió la agresión… y de ahí para el caos en la cancha.

Todo ocurrió a partir del minuto 81 de las acciones que se encontraban con marcador de 2-1 a favor de Estudiantes, ya casi para el final del encuentro, el cual se tuvo que concluir con siete jugadores por club en el campo, ya que la bronca dejó cinco expulsados de la UAG y cuatro de Dorados: por Estudiantes fueron Juan Pablo “Pato” Alfaro, Diego Jiménez, Diego Martiñones, el portero suplente Rafael Ramírez y Jesús Ramírez. Por Dorados recibieron tarjeta roja Rodrigo Folle, Mario Osuna, Gustavo Ramírez y Paulo César “Tilón” Chávez… vaya sorpresa que aunque Cuauhtémoc Blanco se encontraba en el campo no se hizo presente a la hora de los fregadazos.

“Qué bueno que fue en el 3 de Marzo que no registra entradas”…dice con humor involuntario el comentarista, pero efectivamente no sabemos qué hubiera ocurrido con un estadio lleno, sabiendo que la mayoría de las veces los ánimos en la cancha se reflejan en el público.

Tags: , ,

ARTÍCULOS RELACIONADOS
comments powered by Disqus

LAS MÁS LEÍDAS DE HOY

Y porque no podían faltar, los mejores memes de #LuisMiGordo

Y porque no podían faltar, los mejores memes de #LuisMiGordo

Filtran otro video de un funcionario panista en un trío

Filtran otro video de un funcionario panista en un trío

¿Qué curiosidades hay en las letras chiquitas del Whatsapp?

¿Qué curiosidades hay en las letras chiquitas del Whatsapp?

Se desmiente el hallazgo de ondas gravitacionales

The Pirate Bay ya está de regreso

Los villanos de los cómics y las películas se ponen ochenteros