Jueves, 22 noviembre , 2012

El caso Bryce

Bryce

Como previo a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara que empezará este sábado 24 de noviembre, Mariana H Montero, quien ha cubierto dicho evento desde hace años, nos explica la controversia que rodea la edición 2012 de la FIL en torno al premio otorgado al escritor Bryce Echenique, acusado de plagiar artículos periodísticos.

Por Mariana H. Montero @soymarianah

Vamos por partes. El premio FIL se entrega año con año desde 1991, entonces se llamaba Juan Rulfo, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y consta de 150,000 dólares. Lo han recibido escritores como Nicanor Parra, Juan José Arreola, Augusto Monterroso, Sergio Pitol entre otros. Se premia al escritor sin importar el género o los géneros en los que se desenvuelva: poesía, novela, ensayo, cuento, crónica. El reconocimiento es por el conjunto de su obra y no sólo a una parte de ella.

¿Qué pasó con Bryce?

Bryce Echenique, a quien la FIL decidió otorgarle el premio este año, es un reconocido escritor peruano con una vasta obra que incluye diversos géneros, a quien se le acusa de plagio en 16 de sus textos periodísticos por lo cual ha sido sancionado en los tribunales. Bryce es, también, un autor muy querido por los escritores, famoso por contar buenos chistes y tener un gran sentido del humor. Hasta el cantante Joaquín Sabina le dedica la irónica línea “maldito crucigrama, maldito Bryce” en su canción Rosa de Lima.

En cuanto se supo la noticia surgió un hervidero de opiniones de escritores, críticos y periodistas, como es el caso de Ricardo Cayuela, editor de la revista Letras Libres, quien dijo que esto significaba “ el triunfo de la impunidad y la hipocresía sobre los argumentos literarios.” Pero algunos otros respaldaron la decisión de la FIL, como Jorge Volpi, parte del jurado que otorgó el premio, quien entre otras cosas criticó a los medios por realizar un acto “de soberbia e hipocresía lamentables”. La FIL y quienes conforman el jurado argumentan que Bryce no es quien es por sus artículos periodísticos  sino por su literatura. En una carta enviada a medios de comunicación el 16 de octubre del 2012 la Feria, respaldada por 110 firmas de escritores y catedráticos de todo el mundo, sostuvo que el premio se entregaría “ en reconocimiento de la alta e indiscutible calidad literaria de su obra narrativa.”

Juan Villoro, nos la puso más fácil de entender. En el texto “La ética de un oficio” publicado en Reforma, dice “El plagio es el equivalente literario del dopaje deportivo o la negligencia médica. ¿Merece el Balón de Oro un futbolista que ganó el Mundial pero en otros 16 partidos dio positivo por dopaje? ¿Merece ser Médico del Año alguien que inventó una vacuna pero perjudicó a 16 pacientes? Por supuesto que no.” Villoro lamenta también que esta decisión pueda interpretarse como un menosprecio al género periodístico argumentando que éste “no puede ser visto como el cajón de desperdicio de un autor. El respeto que merece esta profesión se vuelve decisivo en el devastador momento que vivimos.”

El premio finalmente se entregó a Bryce Echenique en su casa en París el 25 de octubre en lo que debe haber sido una desangelada celebración, si es que la hubo. Este caso se ve contaminado por el anterior escándalo relacionado con este tema en el que el escritor Sealtiel Alatriste, también acusado de plagio, ganó el premio Villaurrutia. Alatriste no sólo renunció al premio  sino a su cargo como Director de Difusión Cultural en la UNAM. Aún cuando fue un caso distinto, el hecho de que haya sido tan reciente enturbia aún más la escena de las letras.

 Como afirman Villoro y otros escritores, disentir de la opinión de un jurado no es convertirse en inquisidor; esperar que se aclararan las acusaciones de plagio no era o no es una condena a la totalidad de su obra.

Por otra parte, la representante de Anagrama en México, Paola Tinoco, me informa que “Un mundo para Julius” de Bryce Echenique ha duplicado sus ventas en estos días. En el lado positivo de este caso podremos decir que hay más lectores leyendo una obra importante de la literatura latinoamericana, sin embargo, muchos consideran que este premio deshonra el oficio del escritor.

Para cerrar,  el mejor chiste que encontré en Twitter acerca de este polémico tema:

Gerardo Piña@gerardopinamx

—Bryce, ¿me copias? Cambio. —Te copio, Sealtiel.

Tags: ,


Posts Relacionados