Miércoles, 28 noviembre , 2012

Reseñando “Trouble with the Curve”

troublewiththecurve

Clint Eastwood regresa a la actuación en el papel que mejor le sale, de él mismo.

Después de haber aparecido en “Gran Torino”, en una de las mejores interpretaciones de su carrera, Clint Eastwood anunció que se retiraba de la actuación y que se dedicaría exclusivamente a la dirección, pero afortunadamente no cumplió y sólo tuvieron que pasar un poco más de 3 años para que lo veamos de nuevo en la pantalla grande con su ya clásica personalidad “amable” que ha dejado fluir anteriormente con personajes como Harry Callahan en “Dirty Harry”.

La más reciente cinta protagonizada por Eastwood se llama “Trouble with the Curve”, en ella el veterano actor encarna a Gus, un experimentado buscador de talentos en el beisbol profesional quien está pasando por una etapa difícil de su vida ya que lo quieren jubilar de su trabajo debido a su avanzada edad y también se está quedando ciego, lo cual le complica mucho la selección de nuevos jugadores puesto que debe de ver cómo se desempañan.

Gus no es precisamente un dulce viejecito pero sí es el abuelo que a muchos de nosotros nos gustaría tener; él bebe cerveza a cualquier hora y desayuna pizza, es necio y malhablado, grita y hace lo que se le da la gana, es racista y no es capaz de mostrar su afecto a las personas a pesar de que sí las quiera. Traducción, verán a un Eastwood en su forma más natural y auténtica.

Además de sus problemas de salud y profesionales, Gus tiene conflictos con su única hija, Mickey, una abogada que está a punto de ser socia en una importante firma, a la que no ve tanto como debería y con quien se la pasa discutiendo durante las pocas veces que están juntos.

El trabajo de Gus está en riesgo y depende de que contrate o no al novato del momento, al que deberá de seguir de cerca. Mickey se entera de la situación por la que pasa su padre así decide acompañarlo para ayudarle y cuidarlo a pesar de estar arriesgando su propio futuro como abogada. Ya juntos, el par de testarudos van haciendo mejorías en su complicada relación, aunque no estarán del todo solos porque se les pegará un ex beisbolista convertido en caza talentos que ve en Gus un amigo y en Mickey un interés romántico.

La verdad es que “Trouble with the Curve” es una cinta buena con todo y uno que otro detallito que tiene. En partes creerán que la dirigió Eastwood y aunque no es así, su creencia se verá justificada ya que el director, Robert Lorenz, fue asistente de dirección en muchas de las mejores películas que sí han estado a cargo de Eastwood, como “Million Dollar Baby” y “Mystic River”, y se nota que le aprendió bastante.

Éste no es un film sólo para amantes del beisbol y tampoco cae en los clichés de los dramas deportivos, se trata de una película recomendable para todos los cinéfilos que gusten de ver algo bueno.

Trouble with the Curve

Estados Unidos, 2012

Director: Robert Lorenz

Actores: Clint Eastwood, Amy Adams, Justin Timberlake

Tags:


Posts Relacionados