Sopitas.com » Entrevista: Juan Villoro nos habla sobre su libro “¿Hay vida en la Tierra?”
Jueves, 29 noviembre , 2012

Entrevista: Juan Villoro nos habla sobre su libro “¿Hay vida en la Tierra?”

Juan_Villoro_entrevista

Juan Villoro, uno de los escritores mexicanos más prolíficos y respetados de los últimos años, charló con Sopitas.com acerca de “¿Hay vida en la Tierra?, uno de sus libros más recientes.

Hablar con Juan Villoro nunca será un desperdicio. El tema es lo de menos, él siempre tendrá algo que aportar para hacer de una plática un momento agradable y enriquecedor. Voz autorizada en innumerables materias, Villoro es un escritor inquieto, ágil, incansable. Siempre con nuevos proyectos bajo el brazo, e incursionando en nuevos senderos de la escritura, cada uno de sus libros siempre ofrece cosas nuevas a sus lectores.

En esta ocasión, uno de sus libros más recientes es un delicioso manjar literario. “¿Hay vida en la Tierra?” reúne varios textos que Villoro fue escribiendo de 1995 a la fecha y que fueron publicados en medios como La Jornada Semanal, Letras Libres y Reforma.

Sin embargo, estas columnas y colaboraciones no hablan de política, cultura, o de acontecimientos trascendentes. Al contrario, para conformar este libro, el autor seleccionó los textos que hablan de cotidianeidad y que se centran en temas y situaciones aparentemente carentes de importancia, pero que al pasar por el filtro literario se vuelven interesantes y muy disfrutables.

Sobre este libro, Juan Villoro nos concedió una entrevista en el marco de la FIL Guadalajara 2012, misma que les compartimos a continuación:

¿Por qué elegir este momento para recopilar los textos? ¿Por qué justamente ahora y no antes o después?

Nunca sabes cuando concluiste un libro. Yo siempre pensé que al estar escribiendo en los periódicos estaba conformando un libro a partir de historias de la realidad. Yo escribo columnas en las que normalmente me ocupo de temas de cultura, de medios, de política, pero a veces escribo pequeños cuentos que reflejan lo que somos en la cotidianidad. Por ejemplo, una situación absurda en una oficina de gobierno; los tramites ‘rocambolescos’ que tenemos que hacer para pedir un capuchino en donde sostienes un dialogo ‘como de teatro del absurdo'; la forma en que nos enamoramos y relacionamos a partir de las redes sociales; el terrorismo telefónico que padecemos cuando alguien nos hace ofertas, y de pronto nosotros le pedimos el teléfono a esa persona, y lo que pasa si le hablamos el domingo en la mañana a su casa para que sienta lo mismo; en fin, circunstancias que definen nuestra manera de ser.

Sabia que tarde o temprano llegaría este momento y tenía que reunir suficientes textos. Empecé a revisarlos, a reescribirlos. Llegué como a ochenta. Me preocupé. Le dije al editor de Almadía ‘oye, está quedando grande el libro, son ya ochenta historias’, y me dijo ‘no te preocupes, si llegas a cien es mejor, porque tu libro va a ser el número cien de editorial Almadia’. Entonces, ya que cumplí las cien historias, decidimos editar el volumen.

Leyendo el libro, da la impresión de que Villoro puede hacer un texto de cualquier cosa ¿realmente es tan fácil?

No, es muy difícil. A mi me cuesta mucho trabajo. Algunas de las cosas que parecen fáciles, provienen de cómo organizas la realidad. El chiste es que esa sea una historia redonda. Por ejemplo, yo escribo una crónica de cómo tuve que cambiar un colchón, entonces, ese cambio de colchón me lleva a una reflexión sobre la manera en que dormimos, cómo nos relacionamos con nuestra cama, etcétera. Pero eso tiene que estar estructurado al modo de una historia.

Otra historia, por ejemplo, tiene que ver con un caso real de un amigo mío que se peleó con su mujer y luego la reconquistó. Ella como tantas mujeres le decía ‘oye, tú no sabes decirme cómo me amas, eres muy poco romántico, muy poco detallista en tus palabras, dime algo verdaderamente seductor’. Él siempre se había quedado con esa asignatura pendiente, se peleó con ella y se deprimió mucho. Entonces hizo lo que hacen muchas personas cuando se deprimen, sobre todo los hombres: ver una sobredosis de películas de karatekas. Y de pronto, en una escena un gurú del karate pronuncia la frase: puedo derrotar a todos los enemigos, pero siempre seré vencido por tus ojos. Y eso le pareció muy romántico para decírselo a su mujer. La reconquistó con esa frase, con el problema de que luego ella se enteró de que era la frase de un karateca. Entonces le dijo ‘cómo me reconquistas con esta frase’.

Bueno, eso es real, tiene que ver con la forma en que interactuamos. Qué relación pueden tener las películas de karate con nuestra vida sentimental, entonces, ahí trato de construir historias que nos narren estos misterios cotidianos.

Mencionas que en tus textos hablas de tus amigos y conocidos ¿Alguna vez alguno se ha enojado porque lo hayas metido en algún texto?

Hasta ahora no. Algunos se han visto reflejados. Yo creo que debemos proteger la identidad de nuestros amigos. Muchas veces yo en estos relatos digo ‘un amigo al que llamaré Frank, o al que llamaré Chacho’, dando una clave de que le estoy cambiando el nombre para proteger su intimidad, porque él tiene derecho a decir ‘esto no es así’. Pero siempre es un clima más o menos gozoso, con sentido del humor, y donde yo me burlo de mi mismo, y siempre acabo siendo el peor parado ¿no?. Entonces hasta ahora me han perdonado, me han tolerado mis amigos.

¿Por qué ponerle ‘¿Hay vida en la Tierra?’ al libro? Sabemos que es el nombre de uno de los textos incluidos, ¿qué tiene de especial para ser el que dé título a esta colección de relatos?

Cuando yo era niño la gran pregunta era si había vida en Marte. Estaba de moda tener un primo que había visto un OVNI, todo mundo tenía supuestos contactos con extraterrestres, etcétera. Entonces, nos preguntábamos sobre la vida en otros planetas. La realidad ha cambiado mucho, y hoy en día vivimos en un horizonte extrañamente espectral. Nos representamos a nosotros mismos en sitios web a través de passwords, entramos a un juego como Second Life y tenemos otra vida. Incluso tenemos un avatar. Podemos asumir un alias para mandar tuits. Tenemos una vida fantasmagórica, y de pronto uno se pregunta ¿y dónde quedó la vida real?

Dicen que la vida es lo que sucede mientras hacemos otras cosas, ahora con las redes sociales, y con la comunidad digital, esas otras cosas son cada vez más definitivas. Por ejemplo, yo creo que hay parejas que filman sus relaciones eróticas porque sienten que si no se ven en la pantalla eso no es real, no es genuino. Osea, ya estamos en esa vida espectral en donde sólo lo que pasa en la pantalla es la realidad. ¿Dónde quedó la antigua realidad? Entonces, yo en este libro me pregunto irónicamente ‘¿Hay vida en la Tierra?’. Ese planeta donde supuestamente tenemos la única vida conocida ¿cuál es esa verdadera vida? ¿nos damos cuenta de ella?. Por eso yo busco estas minucias que definen la vida que transcurre en la tierra y que no siempre advertimos.

Estamos en la Feria del Libro de Guadalajara, ¿qué significa para ti esta Feria, y cuál es tu primer recuerdo que tienes de ella?

Yo he venido aquí como unas veinte veces. Vine creo que a la segunda feria, entonces eran unos tendejones con muy mala acústica, había muy pocas actividades, lo cual era bastante grato porque podías convivir mucho con los demás, y además podías asistir a otras charlas. Además en aquella época yo no tenía lectores. Entonces yo era público y la disfrutaba como tal. Es una Feria extraordinaria en la medida en que es la más importante del idioma, pero creo que es excesiva, hay demasiadas actividades. Los mexicanos confundimos la estadística con el éxito, y entonces pensamos que cuatro mil conferencias son mejores que doscientas, sin darnos cuenta que a lo mejor las cuatro mil no son buenas, y las doscientas podrían ser excelentes. Entonces sí es una Feria sobredimensionada. Sinceramente me gustaría que fuera más pequeña, prefiero la feria de Monterrey, o la de Colombia. La de Oaxaca también es muy agradable, pero de todas maneras hay cosas muy estimulantes, como entrar en contacto con los lectores, participar en homenajes como el de Elena Poniatowska que fue algo extraordinario, y que ese tipo de cosas sólo se pueden hacer aquí, porque es un acto muy masivo, que convoca mucha gente.

Muchas gracias Juan. ¿Algún mensaje que compartas con el público de Sopitas.com, que en su mayoría son jóvenes y gustan de la lectura?

Un saludo para todos ellos. Yo soy muy asiduo a todos los proyectos del Sopitas. Me parece que sus páginas en Internet son de primera necesidad para todos nosotros. Comparto con él pasiones como el rock, el futbol, y las chicas guapas que va colocando en su página.

Tags: ,




Comentarios

Últimas Noticias