Familia demanda a policías por esposar a su hijo tras robar 5 dólares

Viernes 01.feb.13
niño

A continuación les presentamos un caso que cuesta trabajo creer: un niño de 7 años fue esposado e interrogado por casi 10 horas por la Policía de Nueva York, y todo porque creían que el chamaco le había robado 5 dólares a un compañero de clase.

Todo esto sucedió durante el mes de diciembre en la escuela pública 114 del Bronx, donde el niño Wilson Reyes estudia el tercer año de primaria.

Después de que otro alumno dijera que Reyes lo había golpeado y robado 5 dólares, el joven, en lugar de ser llevado a la oficina del director, fue esposado en un salón abandonado por 4 horas (donde un curioso le tomó la fotografía que les compartimos arriba).

Como si fuera poco, Reyes fue trasladado después a una estación policíaca, donde fue interrogado y abusado verbalmente por otras 6 horas más.

Obviamente cuando la familia del niño acudió a la estación policíaca para recogerlo, quedaron aterrados al ver lo que le habían hecho al niño y ahora están demandando al Departamento de Policías de Nueva York  por 250 millones de dólares por los daños y traumas causados.

Para acabarla de fregar, unos días después otro estudiante de la primaria confesó el crimen por el que habían arrestado a Reyes… ¿cómo ven?

Se espera que en los próximos días un Juez examine el caso de la demanda contra la Policía de Nueva York.

escuela

Escuela Pública 114 del Bronx, Nueva York

ARTÍCULOS RELACIONADOS
comments powered by Disqus

LAS MÁS LEÍDAS DE HOY

Llega una vez más su preferido de los lunes...el #LDM

Llega una vez más su preferido de los lunes...el #LDM

¿Por qué el "4/20" es el día internacional de la marihuana?

¿Por qué el "4/20" es el día internacional de la marihuana?

Así podría ser la caracterización completa de Jared Leto en The Joker

Así podría ser la caracterización completa de Jared Leto en The Joker

John Oliver explica el daño que hacen los “trolls de patentes”

El nuevo trailer de Halo 5: Guardians muestra a Jameson Locke en acción

Fotografían a un mono que se creía extinto desde hace 40 años