Los nazis no tenían corazón pero sí tenían sex-dolls

Se ha hablado de cosas extrañas durante la Segunda Guerra Mundial, como los métodos anti-minas de los soviéticos o que muchos soldados que desembarcaban se ahogaban por colocarse mal su chaleco salvavidas, pero pocas cosas se comparan con la revelación que presentó The Sun.

Durante la ocupación de Paris, muchos de los soldados alemanes eran retirados del frente debido a problemas de salud, pero el asunto se volvió alarmante cuando el alto mando nazi se dio cuenta que los soldados afectados de enfermedades de transmisión sexual, reunían una cantidad preocupante.

Los soldados alemanes se infectaron con enfermedades de transmisión sexual debido a sus frecuentes visitas con las prostitutas francesas, y para evitar que más soldados se enfermaran, los científicos nazis le propusieron a Hitler la fabricación de muñecas inflables de ojo azul y pelo güero, lo suficientemente pequeñas para caber en las mochilas de las tropas.

A pesar de que Heinrich Himmler, comandante en jefe de la Schutzstaffel o SS, se asombró y pidió las correspondientes muñeconas para sus tropas. El proyecto fue cancelado debido a que los soldados nazis no querían cargarlas en sus mochilas por miedo a que, en el caso de que fueran capturados por británicos, los avergonzaran.

El hallazgo de las muñecas fue descubierto por Graeme Donald, quien estaba investigando la historia de Barbie, muñeca basada en una sex-doll alemana de la post-guerra.

Estamos hablando de:

Adolfo Hitler Nazis Sexo