Los peores errores del jefe en la oficina

Todos tenemos o hemos tenido alguna vez jefes que pueden llegar a hacer nuestra vida difícil o incluso, una pesadilla.

Aprovechando que pronto se celebrará la premier de la nueva película de Seth Gordon, Quiero matar a mi jefe, nos pareció buena idea realizar una lista de las peores situaciones o momentos a los que te puede someter tu superior. Chequen la lista completa y la mecánica para llevase más pases dobles para esta cinta.

Cuando es un bully: Este es un caso difícil de manejar. Siempre existe el famoso “bully”, el problema es cuando se trata de tu jefe y tú eres su víctima. Se te acerca con su “mascota” para echarte más chamba cuando hay manos que sobran en la oficina, te hace preguntas incómodas, te exhibe o te regaña de alguna manera para que todos le escuchen y tú, como no te llevas así con él, no sabes qué decirle y en el caso de que te atrevas a hablar, te ignora o no da crédito de que alguna de tus ideas puede ser buena.

Cuando te exhiben enfrente de todos. Un día tuviste un error, una mala noche o simplemente no tienes contento al jefe. Te levantas para ir por un café con la esperanza de que regreses a tus cinco sentidos y tu jefe te llama la atención desde el otro lado de la oficina y te pregunta “¿A dónde va?”. Le vas a responder y él te comienza a gritar en frente de todos sobre tu apariencia, tu actitud, que te tienes que apresurar o la peor, que no tienes a ningún superior contento y deberías de tener cuidado.

Cuando te piden algo y te hacen repetirlo porque cambian de opinión. Son las cinco de la tarde y llevas todo el día en un trabajo que te pidieron para el día siguiente. Todavía te faltan detalles para terminarlo, pero llevas un gran progreso y seguro lo tienes para ese mismo día. De repente llega tu jefe y te comienza a pedir que le hagas un cambio por aquí y otro por allá, te pide que modifiques cerca de 10 cosas muy generales en todo el trabajo y se va. Mientras empiezas a ver los cambios que te pidió, te das cuenta que, básicamente, tienes que empezar de nuevo.

Cuando se burlan de ti o te regañan en frente de su jefe para quedar bien. Nunca falta el jefe incompetente, que cada vez que llega su superior se le suben los huevos a la garganta. El típico jefe que para quedar bien comienza a decir cosas a los demás empleados para simular que se trae a todos cortitos. A alguno le dice “arréglese la corbata”, a otro le pide un reporte que es para la próxima semana, se te acerca a ti y te dice que lo que estás haciendo está mal y tienes que entregarlo en una hora y sin errores, con un tono como si siempre estuvieras metiendo la pata.

Cuando ellos la cagan y te echan la culpa. Te encuentras trabajando en tu lugar, con la conciencia limpia de que entregaste todo lo que te pidieron. Mientras, al otro lado de la oficina escuchas gritos. A tu jefe lo está regañando su jefe, ¡justicia divina! Pero, de repente tu jefe sale del lugar y se aproxima hacia ti para preguntarte donde están los reportes que te había pedido la semana pasada. Esos documentos se los entregaste cuando los pidió, pero al güey se le olvidaron en alguna parte y para que su cabeza no sea la que corten, te avienta toda la culpa.

Cuando haces algo y el jefe se queda el crédito. Tú y tu equipo acaban de entregar un proyecto de suma importancia para la empresa, pero en realidad, las grandes ideas fueron tuyas y/o de un compañero. Dos días después llega el jefe de jefes para decirle a ti y a tu equipo “que gran trabajo hicieron, muy ingenioso, blah blah” y pregunta “me fascinó blah blah ¿A quién se le ocurrió? En tu modestia, te tomas tu tiempo antes de quitarle el crédito al resto de tu equipo, quienes saben que tú eres el maestro, cuando se levanta el jefe y dice “Yo” mientras te hace la cara de “no digas nada”. Antes de que puedas reaccionar, el jefe ya se fue con el superior y tú te quedas como un imbécil.

Cuando pides vacaciones y te amenazan con despedirte. Seguro les ha pasado que sus cuates, pareja o familiares quieren hacer un viaje en verano o diciembre a Cancún, o a alguno de esos lugares donde a todos nos gusta pasar el rato, y deciden pedir sus vacaciones. En el momento de pedirlas a su jefe, él se las niega porque hay “demasiada” chamba o incluso te dicen “Felices vacaciones, no regreses”.

Cuando ya vas de salida y te salen con más chamba. Probablemente de las peores cosas que te pueden hacer. Tienes reservaciones con tus amigos o tu chica en algún lugar, son las 7:40pm y estás terminando tu trabajo para salir a las 8. Tu jefe, con portafolio en mano y un montón de papeles, se acerca para decirte que necesitas entregar el reporte HOY… Y mientras tratas de ordenar aquel montón de documentos, el culero ya está pidiendo el elevador para irse a su casa.

Cuando te hacen trabajar días de descanso con aviso de último minuto. Es viernes y acabas de salir de la oficina, llegas cansado a tu casa y tu celular comienza a sonar. Contestas y es tu jefe, después de una serie de preguntas de cortesía, te pregunta si mañana sábado puedes llegar a las 9 a la oficina para acabar unos pendientes. Lamentablemente, esos “pendientes” no son cuestión de un par de horas y se extienden hasta después de la comida, arruinando todo tu día.

Cuando te acosan sexualmente. Esta es la situación más horrible que puede sufrir un empleado. Llevas tu día como cualquier otro, cuando el jefe te llama para pedirte un “favorcito”. Entras a la oficina inocentemente y tu jefe se pone de querendón… Ahí, las cosas se pueden poner muy, pero muy incómodas y desagradables, así que, como consejo, corran.

Cuando intentan ligarse a tu pareja. Una de las culeradas más manchadas que te puede hacer tu jefe es cuando hay una reunión de la oficina y tú y tu novia deciden ir. Tú llegas con las mejores intenciones a socializar con tus compañeros e intentar romper la tensión que hay con tu jefe. Pero mientras pasa la tarde, ves como tu jefe no se despega de tu chava y se la pasa haciendo chistes de cómo trabajas, y como lo que quieres es caerle bien, no lo interrumpes ni te llevas a tu chica. Llega la hora de irse y tu jefe, bien lucido, ya se lleva de beso y abrazo con tu mujer, mientras que a ti no extiende la mano. En el peor de los casos, el jefe es quien termina llevando a tu novia a su casa.

Ahora, para llevarse los últimos pases dobles para la premier de Quiero matar a mi jefe lo único que tienen que hacer es mandarnos al correo webmaster@sopitas.com la foto de un jefe que los haya hecho ver su suerte en el pasado. Las imágenes más convincentes serán las ganadoras. Por cierto, no crean que alguna de estas es la situación en esta oficina. Aquí todos trabajamos contentos.