Los números de la crisis en México

En nuestro país padecemos de muchas cosas, narcos, malos políticos, malas carreteras, malos ciudadanos y por supuesto, mala alimentación, la cual no parece mejorar con la crisis.

Según el INEGI, los gastos que los mexicanos le destinaron a los alimentos entre el 2008 y el 2010 se redujeron en un 3.8 por ciento, mientras que en otros rubros, los mexicanos aflojamos más la cartera.

Durante ese periodo, los mexicanos aumentaron un 4.4 por ciento los gastos en cuidados personales, en cuanto al calzado y la vestimenta, los gastos aumentaron un 5.3 por ciento y en cuanto a servicios para vivienda, el consumo también subió un 3.5 por ciento.

Aunque haya disminuido el gasto, la fuente informa que los hogares con menores ingresos en el país gastan cerca de la mitad de su dinero en alimentos, mientras que los de mayores ingresos destinan la tercera parte de sus ganancias a la alimentación.

En cuanto a la educación, el 20% por ciento de la población con mayores ingresos, gasta el 17 por ciento de sus ganancias en este último rubro, mientras que el 20 por ciento con menores ingresos sólo ocupa el 6 por ciento en gastos para la educación. Tal parece que en este sector de la población, lo que no se usa en educación, se destina a la alimentación.

Cabe destacar que el 20% por ciento de los hogares con menores ingresos, gana en promedio 2888 pesos al mes, mientras que el 20 por ciento con mayores ingresos recibe en promedio 17 mil 86 pesos menusales, lo cual significa que el hogar de los que menos ganan, gasta 1400 pesos en alimentación, mientras que los de clase alta, destinan cerca de 4 mil 600 pesos cada mes.

El gasto en alimentación sigue siendo el más fuerte, tanto para los ricos como para los pobres. Esperemos que la crisis no siga, pues la disminución de ingresos a los alimentos probablemente se debe al aumento de precios que han habido.

Vía Animal Político

Estamos hablando de:

Comida INEGI México
Comentarios