Otra nominación para el Peor Padre del Año

Siempre hay maneras sencillas de ganar dinero, vender tu coche, apostar o trabajar. Pero los chinos, reconocidos por sus genialidades, como la del chavito que vendió sus riñones por un iPad y un iPhone , demostraron tener a uno de los peores padres del mundo y ahora, buscan la de los padres más dementes.

No se trata de una pareja descuidada o desobligada, sino de una que vio a sus hijos como mercancia. Li Lin y Li Juan, adictos a los juegos en línea tuvieron a su primer hijo en el 2007, a quien descuidaban por ir a jugar. En el 2009 tuvieron a una niña, a la que decidieron vender por menos de 400 dólares para seguir jugando. Al poco tiempo hicieron lo mismo con su primer hijo, a quien vendieron por unos 4600 dólares. Por si fuera poco, tuvieron un tercer hijo y lo dieron por otros $4600.

Por supuesto, gracias a su obsesión, el dinero no duró lo que les hubiera gustado.

La madre de Li Lin se enteró de lo sucedido y reportó el negocio a la policía. Al momento de la interrogación, esta joven pareja confesó que no sabía que estaba rompiendo la ley.

¿Merecen su nominación a peor padre del año?

Vía ABC

Estamos hablando de:

China
Comentarios