Y en la imagen del día…

 

*Advertencia, las imagenes mostradas a continuación requieren discreción.

Zhang jugaba con un grupo de amigos en su casa, en la provincia de Huan, China, cuando por descuido uno de ellos le clavó una espada en el craneo.

Los familiares de Zhang rapidamente lo trasladaron al hospital local, en el que por falta de equipo médico no pudo ser atendido. Sorprendentemente, logró sobrevivir un viaje de más de trescientos kilometros hasta el hospital más cercano donde un grupo de médicos lograron estabilizarlo y salvarle la vida.

“Sufrirá un fuerte dolor de cabeza al despertar”, comentaron los doctores al darle de alta.