Acapulco en la azotea

Qué el sol saliera para que las mujeres corrieran tras la alegre melanina del verano. Imaginen si desde la ventana de la oficina, en el último piso del oficinismo ocioso, florecieran las mujeres en las azoteas, tan cursis como una canción vieja de Joaquín Sabina, pero tan desnudas como al viejo le gustan.

Aquí tienen a Alex Pier para fantasear un rato.

Estamos hablando de:

Sexy Lady