Y en pleno Ramadán, continúa la masacre en Siria

Siria está viviendo los momentos más crudos de las últimas décadas. Las protestas que comenzaron el 26 de enero pasado, han causado la muerte de más de 1,300 manifestantes que han sido asesinados por las fuerzas represoras del estado.

Bashar Al Assad, presidente sirio, ha buscado mantener el orden a través del uso legítimo de la fuerza, pero escondiendo ante el mundo la realidad de la tragedia. Las imágenes que verás a continuación son perturbadoras y se recomienda discreción. Se trata de un video presentado por la televisión alineada al gobierno y en él se puede apreciar la sanguinaria forma en que las víctimas de esta “guerra civil” son arrojadas a un río.

Según el gobierno, los cuerpos arrojados sin vida a las aguas del río, son de soldados que murieron a manos de los manifestantes. Sin embargo, diversas organizaciones defensoras de los derechos humanos, han señalado que los cuerpos corresponden a manifestantes asesinados por las fuerzas del estado.

El lunes pasado comenzó el Ramadán y la violencia se ha recrudecido. Las sanciones del mundo occidental no se han hecho esperar pero la tibieza de la Unión Europea y Estados Unidos, han hecho que Assad siga con su campaña de terror a diestra y siniestra. Por lo pronto, Washington no se plantea una intervención en los próximos días.