Oh, Mickey Mouse, you are a lucky bastard

Si Walt Disney viviera, probablemente dejaría su mítico racismo de lado y no le daría importancia a que esta Elisabet se apellide García. Al contrario. Díganme ustedes, ¿a qué clase de visionario le desagrada que se le dé una nueva dimensión a su trabajo?

Sin duda alguna, todos aquellos que dibujantes que se encargaron de poner una mujer con los pechos de fuera en Bernardo y Bianca, o de que al párroco que casa a Ariel con el príncipe se le pare, o aquél que trazó en los cielos de El Rey León la palabra “sex”, les gustará más esta versión de Mimi.

Oh, Mickey Mouse, you are a lucky bastard.

Comentarios