Y en la nota idiota del día…

Wang es un curioso vendedor de harina de Xyanyang en el oeste de China, al que se le ocurrió llegar a comprar un coche con la cantidad de 112,407 pesos en nada más y nada menos que monedas, todas ellas juntas sumaban más de 300 kilos.

El pobre hombre tuvo que trasladar semejante cantidad de dinero en una pequeña camioneta y estuvo rogando por que alguien le quisiera aceptar sus monedas, ya que todos los vendedores de su ciudad argumentaban que se tardarían demasiado contando el dinero del vendedor de harina.

El China Daily también reportó que ningún banco quiso cambiarle las monedas a Wang; sólo un banco fue el encargado de cambiarle una cuarta parte del dinero al pobre chino que aún sigue buscando quién quiera venderle un auto o más bien, quién quiera aceptar su dinero. Así que ya saben. si tienen contemplado comprarse un vehículo con lo que han juntado en su cochinito, les recomiendo que se den sus vuelta al banco, no vaya a ser que acaben como el pobre Wang

Comentarios