La vida llegó del espacio

Anaxágoras, el filósofo griego de larga barba blanca y origen turco, fue el primer pensador de la historia en afirmar que el origen de la vida estaba fuera de nuestro planeta.

No fue el último, claro, y una investigación en al Ártico a cargo del científico norteamericano Michael Callahan parece confirmar esa teoría. Callahan y sus colegas analizaron doce meteroritos extraterrestres en busca de los componente básicos para el origen de la vida: aminoacidos, enzimas y proteinas.

En un árticulo de Callahan para la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Norteamericana, el cientifico financiado por la NASA comenta los resultados de su investigación de más de seis meses:

“Desde hace medio siglo, los hallazgos de las bases químicas necesarias para la vida en meteoritos extraterrestres ha sido descartada por la duda de la contaminación…”

“El equipo de científicos a mi cargo ha identificado en estos meteoritos adenina y guanina, componentes del ADN, pero además, en dos de ellos han encontrado pequeñas cantidades de tres moléculas relacionadas con las nucleobases, denominadas análogos y que casi nunca están presentes en la biología terrestre…”.

“Esto, por un lado, desmiente la contaminación, pero además, aporta un buen argumento a la teoría del origen extraterrestre de la vida. Si los asteroides son fábricas químicas que producen material prebiótico, cabe esperar que harían muchas nucleobases diferentes, y no sólo las utilizadas en la biología terrestre, debido a la gran variedad de ingredientes y de condiciones presentes en cada asteroide”.

“Esto nos demuestra que los meteoritos pueden hacer sido portadores moleculares que proporcionaron las unidades de construcción esenciales para la vida en la Tierra…”

Estamos hablando de:

Ciencia NASA
Comentarios