Lo 3D no hace diferencia

La más reciente investigación sobre 3D de parte de la California State University, demuestra que ver cine en este formato no logra que se disfrute más la película, sino todo lo contrario.

La investigación presentó tres películas: Alice in Wonderland, Clash of the Titans y How to Train Your Dragon en 3D y 2D, y le pidió al público su opinión en la diferencia entre estos dos formatos. El resultado fue una indiferencia de parte del público por el 3D, sin notar una diferencia muy basta con la 2D. “La gente entra a la sala pensando que el 3D es cool, que hará algo” precisó Mark Carrier, líder de la investigación, “pero resulta que no mejora tu memoria de la película. Es una desafortunada decepción”.

Según el estudio, la tercera dimensión está lejos de convertirse en una herramienta para disfrutar más de la película, ya que ver tanto tiempo en 3D da dolores de ojos y cabeza, además de causar náuseas. El resto de la película transcurre igual, pero hay más posibilidades de estar incómodo.

Muchos directores han dado su aprobación. “Nunca más volveré a filmar en 2D” dijo Riddley Scott en Comic Con. Steven Spielberg espera que en un futuro las personas dejen de percibir el 3D para que fluya como una adición más a la historia. James Cameron cree se trata del futuro del cine.

Sin embargo, también parece ir contra corriente. Transformers: Dark of the Moon fue considerado un fracaso en recuperar las ganancias que generalmente se le atribuye al 3D. Y cada día el público es más escéptico sobre esta –no tan nueva- y creciente tecnología.