Así se vivió la marcha de Pazos hacia la Paz

Ayer, domingo 14 de agosto, salió del Museo de Antropología un contingente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad encabezado por el poeta y periodista Javier Sicilia, Julián Lebarón y Emilio Álvarez Icaza, en contra la Ley de Seguridad.

El frente de la columna lo llevaba un camión, que más tarde se usaría como escenario, donde se anunciaban los objetivos de dicha manifestación y se buscaba concientizar, tanto a los seguidores, como a los peatones que visitaban el Bosque de Chapultepec, el castillo o el museo. Protegidos de la prensa, Sicilia, Lebarón y Álvarez Icaza marchaban atrás del camión y al frente de la gente.

Al llegar a la puerta de los Pinos Julián Lebarón se subió al camión acompañado de otras víctimas, desde donde contó la triste historia de la desaparición y muerte de sus hermanos y manifestó su inconformidad ante las acciones que ha tomado nuestro presidente. Frente a estas puertas, todos guardamos un minuto de silencio por las pérdidas que ha sufrido este país, seguido de nuestro Himno Nacional. Mientras cantabamos los versos del Himno, se sintió la gran unión y solidaridad que todo el país necesita.

La parada frente al hogar del presidente no terminó sin que antes se presentara un momento de hostilidad entre dos periodistas. Un momento lamentable en la marcha, porque lo que se busca es evitar la violencia.

Se siguió la marcha hacia el nuevo edificio del senado y de camino, nos encontramos con un contingente de No Más Sangre, quienes recibieron a la columna de Sicilia cuestionando y atacando el beso y el abrazo que le dio a Calderón y Manlio Fabio Beltrones.

Finalmente llegamos a la última parada: el nuevo edificio del senado, un símbolo más de la opulencia en la que viven los representantes de nuestro país. Nuevamente, el evento se tornó triste cuando las víctimas se subieron al escenario a contar sus historias: madres y esposos desaparecidos, hermanos asesinados e hijos encarcelados o muertos. Al final Sicilia habló del dolor que sufre el pueblo mexicano y la importancia del rechazo que se le debe de hacer a la Ley de Seguridad y recordarnos que el camino a un mejor país no es la violencia, sino la paz.

Como en todas las movilizaciones del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, a uno le da tristeza escuchar las desgracias que han caido sobre las víctimas. En esta marcha, se hizo más evidente que el D.F. quizá ya no sea tan seguro como muchos pensamos. No hay burbuja económica que logre salvarnos de la violencia.

Esta marcha fue particularmente triste, no sólo por los testimonios de las víctimas, sino también porque esta manifestación tuvo una cantidad muy reducida de asistentes. Quizá no apoyen a Javier Sicilia o cualquiera de los movimientos contra la militarización, corrupción o violencia, pero es importante que la gente sepa y esté conciente de lo que está sucediendo en el país, principalmente que dejemos de ser una sociedad indiferente a la situación en la que vivimos.

La marcha concluyó con una invitación a toda la gente para que asistan a la Caravana del Sur, la cual partirá la segunda semana de septiembre y llegará hasta Guatemala, con el objetivo de recopilar las historias y consolar a todas las víctimas del sur de nuestro país y nuestros vecinos centroamericanos.

A continuación les dejamos una galería de como se vio la marcha de ayer.

Fotografías: Esteban Gonzalez de León

Comentarios