La Tomatina: la guerra de comida más grande del mundo

No es que los tomates sean buenos para la piel, o que la gente de Buñol en Valencia pierda la cabeza cada año, lo que verán a continuación es una tradición que lleva casi 70 años repitiéndose en el pequeño pueblo español.

La Tomatina, como es comúnmente conocido este suceso, se festeja el último miércoles de agosto desde 1944. La fiesta nació de otra fiesta, cuando unos jóvenes a los que no se les fue permitido participar en el concurso de Gigantes y Cabezudos, decidieron protesta. Como lo que tenían más a la mano era un puesto de verduras, su descontento los hizo robar los tomates y lanzarlos en protesta.

Estos mismos muchachos regresaron el año siguiente, y el siguiente, hasta que su rebeldía se convirtió en tradición. Después de un tiempo las autoridades dejaron de oponerse y el festejo, lejos de arruinar el pueblo, sirve, por los ácidos del tomate, para desinfectar las calles.

Ayer se festejó la Tomatina número 67 en la historia de Buñol. Aquí tienen las imágenes:

[gallery link=”file”]

Comentarios