Conoce la copia del Concorde (y no está hecha en China)

Los rusos siempre han tenido un complejo con la carrera armamentista y aeroespacial: quieren emular a Europa Occidental y Estados Unidos y la imagen que veremos a continuación, es el mejor ejemplo de ello.

Se trata de la imitación del Concorde. Por más parecido que le veamos al avión supersónico que alguna vez volara a la Ciudad de México, el pájaro de hierro que observamos, es un Tupolev 144. Este es el único ejemplar que existe en el mundo occidental y se encuentra en el museo de Sinsheim en Alemania.

 Por increíble que parezca, fue el Tupolev 144 el primero avión comercial en alcanzar la velocidad supersónica y los fabricantes del Concorde se comían las uñas porque los rusos les estaban comiendo el mandado. Fue el 31 de diciembre d 1968, cuando el avión ruso voló por primera vez, dos meses antes que el famoso Concorde.

Los soviéticos festejaban y creían que le habían ganado la carrera al mundo occidental, pero estaban muy equivocados. En 1973, en pleno Paris Air Show y en una demostración con bombo y platillo, el Tupolev despegó pero nunca aterrizó. El avión se estrellaría en las inmediaciones de Le Bourget y esto provocó el fracaso del programa.

“El avión entró en picada a la vista del público posiblemente por una falla estructural, si se tienen en cuenta los numerosos incidentes técnicos de este que sobrevinieron después, aunque otras versiones dicen que fue una maniobra para eludir la colisión con un Mirage francés desde el cual le estaban tomando fotos para espionaje industrial”.
 Fueron 16 los aviones que se construyeron pero entre todos, sólo volaron 181 horas y completaron 102 vuelos

De esta forma, Europa Occidental se llevaba el duelo de la aviación supersónica y condenaba a la aeronáutica soviética al primero de muchos fracasos

Cualquier similitud, ¿será mera coincidencia?

Estamos hablando de:

Concorde
Comentarios