¿Sangre para “rejuvenecer”?

Al parecer las brujas que se bañaban en sangre hace un par de siglos no estaban tan equivocadas al pensar que se harían más jóvenes.

Un grupo de investigadores en Stanford descubrieron a través de un experimento con ratones, que al inyectarle sangre de uno joven a otro más viejo, el segundo mostraba beneficios a los que le podrían llamar “rejuvenecedores”.

Siendo más precisos, según Popsci, los científicos tomaron plasma (no células de la sangre) de la sangre de un ratón joven y se las inyectaron a un ratón mayor. ¿Qué ocurrió? El viejo comenzó a mostrar señales de que la sinapsis en su cerebro mejoraba e incluso comenzaba a generar nuevas neuronas.

Hasta hace poco, se creía que la degeneración del cerebro se debía a la actividad sanguínea en el cuerpo y no a una regeneración neuronal más lenta. Este alentamiento de regeneración es lo que causa que una persona comience a olvidar cosas y otros males que se presentan en la tercera edad.

Quizá no hayan descubierto el secreto para la vida eterna, pero definitivamente beneficia a todos.

Vía Popsci

Comentarios