La novia de Marcelo Ebrard estaba en la nómina del Gobierno del Distrito Federal

Tal parece que conforme los días avanzan rumbo las votaciones presidenciales, los termómetros de la política aumentan su temperatura. El juego de “ a ver quien se quema más rápido” ha comenzado. Ahora el periódico Reforma en una de sus notas informó que la señorita Rosalinda Bueso trabajó para el Gobierno del Distrito Federal durante casi todo el 2010.

Así es, los datos extraídos del portal de transparencia del Gobierno indican que Rosalinda Bueso figuró en la nómina de la administración de la capital con 53 mil pesitos mensuales. Bueso al parecer había sido contratada por la Oficialía Mayor y su sueldo está justificado como “honorarios asimilados a salarios”.

Según la página de transparencia, la nueva novia de Marcelo Ebrard laboró del 1 de mayo al 31 de diciembre del 2010 bajo un contrato llamado “Programa de control de recursos de aplicación automática por convenios”.

Cuando los medios preguntaron a Ebrard al respecto el gobernador de esta ciudad respondió que se había contratado a Bueso con base en la sugerencia de un grupo de embajadores latinoamericanos que expresaron su preocupación por la “dificil situación de Rosalinda Bueso a raíz del golpe de Estado que sufrió el Gobierno de Manuel Zelaya en Honduras en junio del 2009”.

Muy firme en su defensa, Ebrard aplicó la de “el que nada debe, nada teme” y dijo: “No tengo nada que ocultar, tanto así, que en el portal del Gobierno aparece su sueldo y su adscripción”.

Quién sabe si, después de todo, eso de hacer público su noviazgo le ayudó en su perfil de candidato.

Yo sólo tengo algo que pedirle a Marcelo: ¿podría explicarnos qué demonios es un “Programa de control de recursos de aplicación automática por convenios”? ¿cómo se come? ¿para qué le sirve a los ciudadanos que lo pagaron con sus impuestos?

Esto es lo que el propio Marcelo declaró al respecto en su cuenta de Twitter. Se nota muy acalorado, tanto que hasta escribe un poco mal.

Estamos hablando de:

Marcelo Ebrard Casaubón