Una Asamblea Legislativa de mentiritas

Diariamente escuchamos o leemos sobre las grandes faltas de los legisladores de este país, desde quedarse dormidos en las reuniones hasta pelearse a golpes entre acérrimos rivales partidistas.Viendo esto, es natural que los ciudadanos soñemos con un equipo de legisladores a la altura de las necesidades de nuestro país.

Con todo el ajetreo del puente es posible que se perdieran un evento que resulta irónico, dadas las circunstancias antes mencionadas. El pasado 14 de septiembre la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, por la iniciativa de la Diputada Edith Ruiz Mendicuti, Presidenta de la Comisión de Cultura, convocó al II Parlamento Infantil “como un ejercicio de la democracia”.

El evento consistió en que 66 diputados cedieran sus lugares en la Asamblea a jóvenes de entre 14 y 16 años, quienes expresaron sus inconformidades y sus propuestas para solucionarlas.

Cada joven desarrolló un tema de interés social, como la educación, la salud, la obesidad, la protección a mascotas, la seguridad, la movilidad, etc. y se encargó de realizar  una exposición de 5 minutos frente a los diputados de la V legislatura, funcionarios del GDF, Genaro García Luna y  Felipe Calderón, exigiendo a diestra y siniestra una mejor realidad.

Uno pensaría que valen la pena ejercicios como este, rescatando que los legisladores deberían ser como los jóvenes: carecer de intereses políticos tendenciosos y personales, partidismos o ideales subjetivos para poder legislar para la ciudadanía y no para sí mismos. Sin embargo, lejos de ser un buen ejemplo para los funcionarios, los niños fueron aconsejados para imitar el comportamiento de los diputados, en lo bueno y el lo malo. En un video de El Universal, se muestra como un consejero de la diputada organizadora, Edith Ruiz Mendicuti, le pide a los niños que tomen tribuna con pancartas y exijan sus derechos, rompiendo el orden y transformando la asamblea en una especie de circo o teatro de niños imitando a adultos.

Este acto sin duda convirtió al “ejercicio de democracia” en una muestra de los valores de nuestra clase política y del mal ejemplo que resulta ser en esta sociedad.

Comentarios