Rhian Sugden para MCMC

El siguiente video es digno de las más épicas bromas en el día de los inocentes combinadas con la utilería escalofriante del Halloween.

Aunque este comercial parezca una patada en los testículos, es más bien una campaña para prevenir el cáncer masculino. No cabe duda de que los límites entre el activismo y la crueldad se pierden fácilmente.

No me quejo en lo absoluto de la buena voluntad de la Male Cancer Awareness Campaing, pero hay formas de hacer las cosas. #noesdedios

Comentarios