Kakà se queda en el Milan

kaka1

Durante la semana pasada se causo una gran expectación entorno a uno de los mejores jugadores del mundo, desde hace ya algunos años.

Kakà, el cerebro del Milan y de la selección brasileña, recibió una oferta por parte del dueño del Manchester City, Al-Fahim, de 115 millones de euros para jugar durante las próximas 5 temporadas en el club ingles. Este traspaso supera por poco más de 40 millones el record que impuso Zidane cuando fue comprado por el Madrid.

Esta oferta creo inmediatamente, una serie de manifestaciones por parte de las barras milanistas que estaban en contra de que el jugador dejara el equipo:

ka

El pasado sábado, parecía que Kakà jugaría su último partido en el AC Milan, se veía diferente, jugaba diferente, su expresión en la cara, gestos, manoteos y reclamaciones eran diferentes. Las gradas del estadio se llenaron para ver, tal vez, el último partido de su más reciente ídolo, ese que los llevó a conquistar la Champions, quien los regresó a las competiciones europeas después de los escándalos de fraude. Parecía que el dinero lo puede todo en este mundo capitalista.

Pasaron 90 minutos de un partido con sabor melancólico y dramático que el Milan ganó por la mínima a la Fiorentina. Los tifosis milanistas le entregaron los últimos aplausos y canticos a Kakà, mientras el “22” era abrazado por sus compañeros, era la fotografía del adiós de un fuera de serie.

Al término del partido, se reunieron Silvio Berlusconi, Carlo Ancelloti y Kakà para discutir sobre el futuro del jugador. Se habló de los 15 millones de euros anuales libres de impuestos que ganaría el brasileño, de los 115 millones de euros que se llevaría el club, incluso de los posibles refuerzos que ya tenían contemplados si se hacia buena la oferta del City, como comprar a Adebayor (Arsenal), Alex (Chelsea) y Agüero (A. Madrid). Se tomaron en cuenta todos los pros y los contras de que el brasileño se quedara en Milan. A la salida de la junta, ninguno de los presentes habló sobre el tema, cada quien se fue a sus casas.

En la noche, Silvio Berlusconi se presentó en un programa dominical de fútbol de su cadena de televisión para hablar sobre el futuro de su jugador “Habíamos ofecido al jugador la posibilidad de tener en consideración la oferta del City y hacerse un patrimonio muy consistente, pero él tiene valores más altos. Ha sido Kakà el que ha decidido quitarse del mercado con esta decisión de permanecer ligado al Milan. Un contrato firmado sobre un papel, pero de ahora en adelante podemos decir que firmado con el sentimiento, firmado con el corazón es más importante entre él y nosotros. Kakà se queda en el Milan“, mientras, cientos de seguidores del club se posaron a las afueras de la casa de Kaká, que al escuchar esta declaración como si hubieran ganado la liga italiana.

De esta manera acabo la novela de los 115 millones de euros. ¿Dónde quedó la mentada crisis económica mundial?

Comentarios