Nadie dice no a Obama

80997358MW006_OBAMA_RETURNS

Entre los rasgos distintivos del ya presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, está su fascinación por los gadgets, en especial por su BlackBerry.

De acuerdo con varios medios, las agencias de seguridad del mandatario le habían restringido el uso de su agenda electrónica. Sin embargo el presidente logró que se le permitiera conservar su teléfono. La condición será que cambie la dirección de su correo, además de que sus contactos tienen prohibido hacer público el contenido de los mails que les mande el presidente.

Los tres argumentos por lo que se le restringiría su uso fueron que podía ser blanco de un hacker; segundo, la seguridad de Obama se vería afectada pues se le podría localizar con facilidad y, tercero, toda tipo de comunicación que tenga el presidente debe ser archivada (de hueva archivarle todos sus mensajes).

Según datos del diario español “El País”, la publicidad que le está haciendo Obama a la agenda se estima en unos 25 y 50 millones de dólares. Así que no debe haber nadie más contento que el corporativo de BlackBerry.

Comentarios