Cuarenta años después

the

Parecía ser un día normal en el frío Londres de aquel lejano jueves 30 de enero de 1969. Los sastres se encontraban en sus talleres creando elegancia con cada corte y puntada que realizaban, hasta que un estruendoso ruido hizo que todos salieran a la acera de la calle Saville Row y voltearan al numero 3 donde se encontraba el viejo edificio de Apple Records.

The Beatles, la banda que cambio el curso de la historia musical (y me atrevo a decir que cultural también) estaba ofreciendo su último concierto desde el techo de su sello discográfico. La calle se lleno de cientos de personas que corearon “Get Back”, “Dont Let Me Down”, I’ve Got A Feeling”, “One After 909”, “Dig A Pony”, “God Save The Queen” y “I Want You (She’s So Heavy)”. Fueron 42 minutos de uno de los conciertos en vivo mas recordados de todos los tiempos, que fue filmado para aparecer en el documental “Let It Be” de 1970.

Por desgracia, un comerciante que tenia su negocio a un lado de la disquera llamo a la policía y se quejo de que “ese maldito ruido da vergüenza”, por lo que Scotland Yard obligo al cuarteto de Liverpool a terminar con la legendaria presentación.