Guía de fin de semana: cine

Hugo.

Si Media Noche en Paris logró algo, fue crear una sensación de nostalgia creativa por parte de su creador, Woody Allen, hacía principios del siglo pasado. Allen no está solo en esto, ya que Hugo de Martin Scorsese es su propia Media Noche en Paris: Una representación moderna tanto de los inicios del cine de ficción con Georges Méliès, como de ciertas tendencias artísticas de esa época.

Hugo Cabret es un joven aficionado al cine, especialmente a las películas de George Méliès. Tras el fallecimiento de su padre, Hugo decide reparar una de las viejas creaciones de su padre a fin de conocer los secretos que pudiera esconder.

Nominada a once premios de la Academia (incluyendo mejor película) Hugo es verdaderamente el gran homenaje al cine: Scorsese utilizando al máximo las herramientas de la tecnología (por ejemplo, el 3D) para retratar tanto los inicios del cine, como la fascinación que causa éste.

Difícilmente una película pensada para niños basada en personajes históricos funcionaría, y lamentablemente su recepción en taquillas no fue lo que se esperaba. Sin embargo, los críticos comentan que es la mejor película tanto del año como una de las más personales de Scorsese. La recomendamos plenamente, lo mismo que verla en 3D. No se arrepentirán.

Drive.

La película que tomó por sorpresa a los críticos norteamericanos, Drive es una obra maestra en todos los aspectos estéticos del cine.  Representada como una película de acción, Nicolas Winding Refn nos lleva a un mundo de violencia, soledad, suerte y pérdida donde tanto la realidad como la ficción se encuentran.

Ryan Gosling funge durante el día como conductor de vehículos para stunts de películas, sin embargo, en la noche lleva acabo sus conocimientos detrás del volante para ayudar robos a lo largo de Los Angeles.

El trabajo de Winding Refn deja huella durante toda la película, tanto en una fotografía clásica detalladamente planeada con estética de película setentera, como la música a cargo de Cliff Martínez (Sex, Lies and Videotapes) que deja patente tanto el tono moderno-clásico del filme, como la importancia de estos refinamientos de estilo que vuelven lo que bien podría ser una premisa simple en una película de distintos temas y representaciones.

Recomendamos ver Drive en cines, ya que su dedicación en estilo, y el gran detalle en tanto escenas de acción como en el guión, actuación, música y edición, hacen de esta película un verdadero festín para los ojos.

Si esto no les convence, aquí están los horarios para el sábado y el domingo de las nuevas cedes de la Cineteca.

Comentarios