Las últimas palabras de un moribundo

lecho

James Brewer de 58 años, habitante de Oklahoma, puede ser condenado a la pena de muerte por la confesión que hizo en su lecho de muerte

Brewer sufrió derrame cerebral por lo que fue llevado de urgencias al hospital mas cercano de su casa. Su estado de salud era grave, su familia ya estaba preparando su funeral. Por este motivo James le dijo a su familia que quería hablar con la policía local, al llegar al cuarto del moribundo, la policía tomo declaracíon de un asesino que se arrepentía de sus actos, “Hace 32 anos, huí de Tennessee después de haber matado a balazos a Jimmy Carroll de 20 años. Me vine a Oklahoma para tener una vida normal pero siempre he cargado con el paso de quitarle la vida a un ser humano”.

Al escuchar esto, las autoridades no lo podían creer y mas aun cuando Brewer se recupero del derrame cerebral que sufrió. De tal manera que ha sido encarcelado y está esperando sentencia, que podría llegar a ser la pena de muerte. En palabras del oficial Tony Grasso, lo que James quería hacer era “”Quería limpiar su alma, porque pensaba que se iba al más allá”

Notas relacionadas:

Comentarios