A la cárcel por tramposos

668489

Tal como en México existe una alta demanda para ingresar a las escuelas públicas, China vive una situación similar. Por esta razón y ante una oportunidad que posiblemente incremente su calidad de vida, padres, maestros y alumnos caen en la tentación de hacer trampa.

Esto pasó recientemente, cuando en una escuela de Zhejiang, se detectaron tres casos de trampa durante el examen de admisión a la universidad. El primer caso fue el de un grupo conformado por padres que sobornaron a un maestro para que les enviara el examen por fax. Una vez que lo obtuvieron pagaron a varios estudiantes universitarios para que contestaran las preguntas, que enviaron vía celular por medio de mini audífonos que dieron a los jóvenes.

El segundo grupo, lo encabezó el padre de un estudiante, quien pidió a otro de los aspirantes le enviara el examen con un mini escaner. El hombre contrató a nueve profesores para que contestaran la prueba y mandaran a ambos jóvenes las respuestas.

El tercer caso fue el de un maestro que planeaba vender las respuestas a los estudiantes.

Por desgracía, la policia del país captó la comunicación entre estudiantes por lo que comenzaron una investigación. Ésta concluyó en la detención de 9 personas. Todos ellos cumplirán condenas de entre 6 meses a tres años.

Por si fuera poco, el diario oficial del país recalcó que hace unos años hacer trampa era un delito castigado con la muerte. Un poco exagerados…