Prepara tu propio gel antibacterial

profeco

Nos lo han repetido un sin fin de veces que lavarnos las manos constantemente ayuda a que el virus de la inluenza no se adquiera
o se propague entre las personas pero algo que hay que cuidar es la manera en que el uso comunitario de un jabón de barra puede hacer que el virus se pase entre las personas, por eso lo mas adecuado es usar el jabón en gel.

Por ese motivo, la PROFECO, nos dice como crear gel antibacterial en casa:

Ante la contingencia que se presenta con la influenza porcina por la escasez de productos para cuidar la higiene personal, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) orienta a los consumidores con la elaboración de la Tecnología Doméstica Gel antibacterial (alcohol en gel).

Ingredientes:

6 cucharadas de alcohol etílico (etanol al 72%)* [90 mL, aproximadamente]

¾ cdita de carbopol **

¼ cdita de glicerina pura* (1.125 ml)

¼ de cdita de trietanolamina (aproximadamente)**

* Se consiguen en cualquier farmacia
** Se consigue en droguerías

Utensilios:

Tazón de vidrio con capacidad de 1 L

Colador de malla fina

Flanera o recipiente chico de vidrio

Agitador de globo

Envase de plástico con tapa de botón a presión con capacidad de 100 ml.

El procedimiento a seguir consta de los siguientes pasos:

Coloque el colador de malla fina sobre una flanera o recipiente chico de vidrio, vierta el carbopol sobre el colador y deshaga los grumos con ayuda de una cucharita a fin de pulverizarlo completamente.

Vierta el alcohol en el tazón y agite con el globo fuertemente mientras agrega poco a poco el carbopol.

Agregue la glicerina mientras agita suavemente con el globo.

Cuando se haya disuelto por completo el carbopol y no se aprecien grumos, agregue la trietanolamina, mientras agita suavemente. En ese momento se formará el gel.

Vierta el alcohol en gel en la botella de plástico y tape firmemente.

Para usar el gel antibacerial se deben lavar las manos utilizando agua y jabón líquido, frotándolas por lo menos durante 20 segundos. Enseguida enjuagar, secar y aplicarlo. Utilizado de esta manera dará la mejor protección frente a bacterias, mohos y virus.

Si se usa en la calle y no es posible lavarse las manos, aplicar sobre una palma y luego frotar las manos, cubriendo principalmente ambas palmas y yemas de los dedos. Dejar que se seque sin agitar las manos.

Para la conservación del gel antibacterial, la Profeco recomienda mantenerlo en un lugar fresco y seco, para evitar la evaporación del alcohol, que es el ingrediente germicida.