“Era una orden de Hitler”: justifica en video criminal nazi su participación en matanza

Tema que ha sido polémico desde que se comenzó a enjuiciar a participantes del régimen nazi: ¿realmente no había opción y se decía acatar sin discusión lo impuesto por Hitler o la complicidad era aceptada con gusto?

El ex militar nazi Erich Priebke grabó un testimonio en el que justifica su participación en una masacre realizada en Roma en 1944;  en dicha matanza fueron asesinadas 335 personas y fue organizada como represalia por una atentado en el que murieron 33 oficiales nazis, acto cometido por los rebeldes locales.

En el video dado a conocer por el abogado de Priebke de forma póstuma –el excapitán de las SS murió apenas el viernes pasado- el militar habló así de la conocida como la “Matanza de las Fosas Ardeatinas”:

“La ejecución fue una cosa terrible, pero era imposible negarse. Eran órdenes directas de Hitler (…) Cualquiera que no obedeciera tendría que alinearse con las víctimas para ser ejecutado también (…) (el general Reiner Stahel) llenó los muros de la ciudad de avisos en los que se advertía de que cualquier atentado hacia los alemanes se saldaría con una represalia hacia los italianos. Los comunistas sabían lo que ocurriría”.

Aunque en imágenes no muestra arrepentimiento, el militar –condenado a cadena perpetúa por sus crímenes, pero que dada su avanzada edad recibió arresto domiciliario- según palabras de su abogado, Paolo Giachini,  recibió en privado a familiares de algunas víctimas que le dieron el perdón.

Pese a lo anterior, tanto en Alemania como en Argentina –donde vivió por tres décadas- se han negado a hacerse cargo de los funerales de Priebke; incluso en Roma, donde “supuestamente” se encuentra su cadáver, se han presentado verdaderos pleitos para negar que el cuerpo del militar nazi sea sepultado en sus tierras.

Por último, después de las negativas de todos para darle entierros a los restos del estratega nazi, el abogado Giachini denunció lo siguiente: “El cadáver ha desaparecido. En la noche entre el 15 y el 16 de octubre, en el interior del convento de Albano Laziale, se ha producido un verdadero robo del cadáver por parte de una treintena de personas, agentes de policía o de los servicios secretos, que han agredido a las cuatro personas que velaban el cadáver y se lo han llevado. No sabemos oficialmente dónde está el ataúd. Tememos que se quiera cubrir todo esto con el secreto de Estado”…

Las autoridades niegan lo anterior, ya que el ataúd con los restos de Priebke continúa en donde se quedó: el aeropuerto militar de Pratica di Mare… que ya ni el abogado lo quiera, es otra cosa.

*Vía El País
Comentarios