El día en que la Condesa dejó de ser cool

El Zapo aprovecho la desgracia de sus vecinos y se robaba el cambio de los ceniceros de los coches. ¡Dinero con el cual se fue a comprar donas para venderselas a sus propios vecinos! y así poder pagar la renta y los tres meses de luz que debe.

Starbucks Condechi cayendo bien a los vecinos damnificados.

Comentarios