En busca de E.T., uno de los mayores mitos en el mundo de los videojuegos

“El peor juego de la historia”, “injugable”, “un terrible error de diseño”, “lo que causó la caída de Atari”, “lo que causó la caída de los videojuegos en EEUU”. Muchas cosas como estas se han dicho del mítico juego E.T. The Extraterrestrial para Atari 2600. Lo cierto es que el impacto de este juego fue tan grande, para bien o para mal, que dio pie a uno de los mayores mitos en el mundo de los videojuegos.

Corría el año de 1982 cuando Steven Spielberg concibió uno de los mayores éxitos del cine en los Estados Unidos. E.T. el extraterrestre fue en su momento una obra maestra de la ciencia ficción y el cine comercial. El impacto de la película fue tan grande, que millones de dólares se produjeron por la venta de mercancía. Juguetes, playeras, loncheras, gorras y mochilas fueron un éxito comercial. Parecía que el dedo del extraterrestre tenía el toque de Midas, que todo lo que tocaba lo volvía oro. Pero el personaje inspiró un fracaso tan grande, que tambaleó la industria entera de los videojuegos. Ese fue el juego de Atari.

No vamos a abundar aquí en por qué se ha dicho que se trata del peor juego de la historia, eso ya lo hicimos en otra nota, sólo te garantizamos que se trata de uno de los peores diseños que se han visto en este negocio. No te equivoques, los pixeles del Atari no fueron los culpables, muchos otros juegos con esa tecnología han tenido una calidad insuperable, el problema va mucho más allá.

ET el extraterrestre01

Atari perdió millones de dólares por este solo juego y muchos le achacan que la compañía se haya quedado muy rezagada en la industria. Mike Burns, CEO de Lightbox Entertainment, aseguró que el destino de Atari era brillante hasta que este juego apareció:

“Atari debió convertirse en lo que ha sido Apple. Tenían los cerebros, tenían el talento, tenían la visión. Tenían el virtual monopolio sobre la industria y sus empleados tenían algunas de las mentes más importantes del negocio. Steve Jobs y Steve Wozniak trabajaron ahí. El fundador de la compañía, Nolan Bushnell, era un visionario”

Atari incumplió su destino por una sola mala decisión. Y esa fue sacar E.T. The Extraterrestrial. Warner Communications, la empresa que adquirió Atari en 1976, estaba segura de que el juego sería un éxito rotundo, e invirtió mucho dinero para producir 5 millones de copias. La fama de la película les permitió vender de inmediato 1.5 millones de cartuchos, pero cuando los videojugadores se dieron cuenta del fiasco de diseño que representaba, no se vendió ni una copia más. ¿Qué pasó con los cartuchos restantes?

La leyenda urbana dice que Atari, terriblemente apenado por su fracaso, enterró 3 millones de copias en el desierto de Alamogordo, Nuevo México, para nunca más sacarlas a la luz. Hoy recordamos a E.T. The Extraterrestrial como un juego mítico que derrumbó a la empresa de videojuegos en EEUU y abrió el camino para el éxito de la japonesa Nintendo. La pieza se ha convertido en todo un tesoro para los coleccionistas, por su rareza e importancia histórica. Hasta el momento, muchos geeks se han lanzado a Nuevo México a buscar el lugar en donde 3 millones de cartuchos los esperan, pero nadie ha encontrado nada.

ET el extraterrestre03

La empresa de medios Lightbox Entertainment, relacionada con Xbox, planea grabar a un grupo de exploradores detrás de este magnífico tesoro de silicón. La película tentativamente se llamará Dumping the Alien: Unearthing the Atari Graveyard y sus productores aseguran que ya cuentan con los permisos del gobierno de Alamogordo  para realizar excavaciones intensas. La búsqueda se realizará a apenas unas millas de donde el Proyecto Manhattan detonó la primera bomba atómica.

No es seguro que tengan éxito, pero lo cierto es que esta exploración va detrás de uno de los mayores mitos de la industria de los videojuegos a nivel mundial. Muchos ya se han apuntado para tener una copia, incluyendo al Smithsonian, y su hallazgo marcaría un hito en la industria. No sabemos si siquiera existe este depósito, pero sin duda alguna la búsqueda es ya por sí misma interesante.

*Vía The Daily Dot
Comentarios