Deportes

El pelotero: André Agassi y la peluca que no lo dejó en paz

Hoy nos encontramos en las canchas de tenis figuras como Roger Federer y Maria Sharapova, que salen a jugar prácticamente de gala. Sus atuendos y apariencia son perfectos, no se ven en un espejo después de un revés porque es imposible pero de poderse seguro lo harían.

Pero esto no es algo nuevo, si bien Masha y Su Majestad siempre están al último grito de la moda, hubo un jugador que debido a su vanidad dejó pasar una oportunidad realmente importante. André Agassi fue un hombre que de igual manera revolucionó la forma de “verse” en el tenis, muchos lo recordamos con una cabellera abundante y brillante que en su época dio mucho de qué hablar.

SHARAPOVA FEDERER ELEGANTES

El “Kid de las Vegas” estuvo envuelto en muchos escándalos durante su carrera. A finales de los 90 tuvo problemas personales con su esposa Brooke Shields, los cuales causaron que el estadounidense dejara de pensar en deporte y se enfocara en su vida personal. Al mismo tiempo esto se combinó con el uso de drogas, con las que buscaba contrarrestar lo mal que estaba y obtener una respuesta a sus problemas.

Todo esto sucedió antes de que un problema mayor, si es que podemos llamarle así, le sucediera en Roland Garros en 1990. En materia tenística André jugó de maravilla durante las primeras rondas, llegó a la final contra Andrés Gómez y para su mala fortuna cayó en cuatro sets (6-3, 2-6, 6-4 y 6-4) pero su problema fue más allá de los errores no forzados y de los aciertos del ecuatoriano durante el encuentro.

andre agassi peluca

Obsesionado con su imagen y siempre pensando en que era el centro de atención de las cámaras de televisión, el estadounidense nunca soportó la idea de vivir con alopecia. Su cabello se caía poco a poco y Agassi no lo toleraba. Dentro de todo esto había un secreto que se ocultaba muy bien. Corría, peloteaba y esa melena amarilla se mecía de manera muy natural pero la realidad era otra: el “Kid” usaba peluca.

Nadie lo sabía, todos creían que su cabello era de lo más normal, hasta que salió un libro llamado “Open: An autobiography” en donde el tenista se sincera con muchos temas y en uno de ellos cuenta algo que para él fue una tragedia.

Su hermano comenzó a correr por las calles de Paris minutos antes de la final del Grand Slam pero no buscaba una raqueta, toallas o unos tenis nuevos, buscaba desesperadamente alfileres, ya que el cuatro veces ganador de Australia había cometido uno de los peores errores de su carrera: rompió su peluca al tratar de ponérsela en el vestidor y por obvias razones no quería salir a jugar así:

Por supuesto que pude haber jugado sin mi peluca. Pero después de meses de escarnio, críticas, burlas, ya estaba muy afectado. ¿La imagen lo es todo? ¿Qué dirían si supieran lo de la peluca? Gane o pierda, no hablarían de mi juego. Sólo hablarían de mi pelo. Puedo cerrar los ojos y casi escucharlos. Y sé que no podría soportarlo.

adnre agassi pelon

Su inseguridad también influía en otros aspectos de su vida. Reconoce que se puso celoso por la aparición de su exmujer en la serie de televisión “Friends”. Agassi salió furioso del rodaje del capítulo cuando vio como su esposa tenía que lamer la mano del actor Matt LeBlanc. Pero al parecer en algún momento de todo esto tomó valor y decidió darle un giro a su carrera.

En 1994 ganaría por primera vez el US Open y en el ’95 el Abierto de Australia, misma temporada donde llegó al #1, algo que no fue reconocido por la ATP oficialmente. Ahí comenzaría un declive tan lento como silencioso. Andre Agassi reconocería años después que odiaba el tenis por la presión que existía sobre él y que había tenido que soportar desde niño y mantener una imagen de rebelde que, en el fondo, no era la realidad.

Llegó a jugar con camisetas de colores llamativos, cintas en el pelo estilo hippie y hasta un pantalón de mezclilla convertido en bermudas a pesar de que le pedían jugar de blanco como mandaban los cánones, pero eso sí, declaró que “la imagen lo es todo”.

agassi jeans

Su carrera se estancó por un momento y en 1998 decidió ponerle fin a todo lo malo, tuvo un retorno monumental del 110 del mundo al #6, reflejando que el Andre Agassi 2.0 venía listo para más títulos. Si bien no fue un tenista avasallador, es considerado uno de los más grandes de la historia. Tuvo un gran rivalidad con Pete Sampras, la cual hoy podemos comprar con un Nadal-Federer o un Djokovic-Nadal.

Su carrera se terminó por una lesión en la espalda pero al final fue lo mejor para él, ya que mientras jugaba el US Open de 2006, las molestias no lo dejaron tranquilo y en segunda ronda, al enfrentar a Marcos Baghdatis, se tiró al suelo y al no poderse levantar del dolor, la gente lo alentó a seguir adelante, por lo que el norteamericano no pudo contener las lágrimas y así terminó una carrera llena de emociones y mucha polémica.

Comentarios