¿La mejor venganza contra los abusivos que roban comida en la oficina?

Dentro de las junglas que son las oficinas Godínez, una de las prácticas más comunes es el robo y sustracción de alimentos. ¿Les suena conocido? ¿Lo han sufrido en carne propia, o por el contrario, son de esos gandallas que se apirañan el alimento ajeno?

Puede que seas de esas nobles personas que el domingo por la tarde va al súper a comprar sus alimentos para estar botaneando en tu horario de trabajo, pero dichos víveres a duras penas llegan al miércoles. Sabes qué eres víctima de saqueos pero por pena o simplemente por menso(a), no te atreves a reclamar.

Si éste es tu caso, checa este video que fue tomado en una oficina común y corriente de alguna parte del mundo, en donde una oficinista, cansada de que se claven su leche y gastar el dinero para los demás, llenó su envase de leche con su propia leche.

WTF?!?!

Sí, aprovechando que no había nadie cerca en la bodega de la oficina, se subió el vestido, se sacó una chichi para cotorrear y vertió un poco de leche materna en el contenedor de cartón, lo anterior sin contar con que las cámaras de seguridad captarían esta rara acción.

Aquí el video:

“… Pero allá tal como aquí, en la boca llevarás, sabor a mí”, dice la canción, lo cual aplica para los compañeros de esta mujer, que sin saberlo, se han estado fortificando con los nutrientes de esta dama.

Como en gustos se rompen géneros, seguramente habrá opiniones encontradas, mientras a unos esto les parecerá una marranada, a otros hasta sexy les parecerá. Lo mejor sería ver la cara de aquellos que le robaron un chisguete al enterarse que esa leche ni era deslactosada, ni era de vaca.

Quizás tú que ahora lees esta nota te encuentras en tu cubículo Godínez leyendo esta nota mientras tomas un café que preparaste con leche que sin permiso tomaste de alguno de tus compañeros, sin sospechar que en realidad ese lácteo proviene de Paulina, la recepcionista.

Pues ahí esta, un ejemplo más de venganza en el mundo Godínez, para que la apliquen o bien, se cuiden: no les vayan a dar leche con búlgaros de procedencia humana.

Ahhh, y por favor, NUNCA le vayan a robar algún Yakult a uno de sus compañeros hombres, no les vaya a saber salado…

*** Vía EliteDaily
Comentarios