¡Ay amá! El extraño caso de las muñecas de porcelana que aparecen afuera de las casas

Lo que están por leer podría parecer el argumento de una película de sustos, pero con increíble que parezca, es un caso real.

Imagina que una mañana abres la puerta de tu casa y te topas con una muñeca de porcelana, que por coincidencia, se parece mucho a una de tus hijas.

¿Te sacarías de onda?

Pues esta sensación terrorífica es la que han vivido ocho familias en un complejo residencial de San Clemente, en el Condado de Orange, en California. En todos los casos, las muñecas aparecían de un día para otro y tenían un desconcertante parecido con las niñas que viven en cada casa.

Otro dato es que estas niñas tienen alrededor de 10 años y estudian en la misma escuela primaria. Los familiares ya alertaron a la policía local, quienes ante la extrañeza del caso ya alertaron a la población por medio de su cuenta de Twitter:

Al principio fueron 4 los casos registrados, pero como han ido duplicándose, las autoridades confiscaron las muñecas como evidencia y buscan quién y por qué han estado dejándolas afuera de las viviendas. Para la policía, esto es más que una extraña broma, pues todo aquello que involucre a menores de edad y su seguridad, debe ser tratado como algo prioritario.

En su opinión, la explicación más lógica a este raro caso es:

a) Un bromista con un sentido del humor muy raro
b) Santa Claus se equivocó de mes
c) Son cosas del Diablo y hay un psicópata maligno detrás de esto
d) Las muñecas fueron enviadas por un niño(a) #ForeverAlone que únicamente quiere hacer amigos
e) Al final resultará que todo se trató de una campaña publicitaria sobre una película chafa de terror
f) No sé ni me interesa, yo solo entré a esta nota para ver si había fotos de chicas con poca ropa
g) Ya me dio miedo y me ganó

Pues ninguna de estas opciones es la correcta…

Hace unas horas, finalmente la policía resolvió el caso, y en un comunicado que publicaron en su Twitter, dijeron que todo fue obra de una mujer mayor, que realizaba esos “regalos sorpresa” como una muestra de buena voluntad.

Esta señora asistía a la iglesia con muchas de las familias a las que les envió muñecas y ahí fue donde tuvo la idea de hacer muñecas personalizadas para las niñas.

El comunicado dice que:

“Los investigadores se pusieron en contacto con la mujer, que admitió colocar las muñecas de porcelana en la puerta de las diversas casas de la comunidad. Los investigadores llegaron a la conclusión de que su motivación fue únicamente la buena voluntad, y que su intención era un gesto amable”.

¿Soy el único que se imaginó así a la señora?

nora_gatos

De cualquier forma, el asunto sigue pareciéndome demasiado perturbador ¿no?

*** Vía Milenio, WashingtonPost

Comentarios